lunes, 5 de octubre de 2009

¿Son fiables los planisferios?


Hacer un mapa de nuestro mundo no es sencillo. Tomemos una naranja. Con cuidado, quitémosle la piel a gajos. Y tratemos ahora de poner esta piel sobre una mesa, sin que se rompa. ¿Cómo lo ven? Si queremos, además, que aquello tenga forma rectangular, es, simplemente, imposible. Está claro que si queremos hacer un mapa plano de la Tierra, hay que adaptarlo.

A lo largo de la historia, las soluciones adoptadas han sido diversas, siendo la más conocida de todas la proyección de Mercator, realizada por el cartógrafo del mismo nombre y que vivió entre 1512 y 1594. Mercator ideó un mapa para los navegantes. La proyección que lleva su nombre tiene la característica fundamental de que permite saber el rumbo que debemos tomar para llegar de un punto a otro. Respeta los ángulos, pero no respeta las áreas. Cuando se pasa de la esfera al plano hay que renunciar a una de las dos cosas y Mercator pensaba en la navegación, no en colgar su mapa en las escuelas.


Por eso deforma la superficie hacia los polos y el ecuador generalmente aparece desplazado hacia abajo: los mares circumpolares del hemisferio sur quedaban fuera de todas las rutas de navegación. Mercator también levantó mapas para navegar por el hemisferio sur en los que el ecuador estaba desplazado hacia el norte. No pretendió nunca engañar a nadie ni hacer ideología, sino crear un buen instrumento de navegación. Desde luego, no es buen mapa para uso didáctico en la escuela, pero aún se usa y se seguirá usando para la navegación marítima y aérea.





El mapamundi que nos enseñaron otorga dos tercios al norte y un tercio al sur. Europa es, en el mapa, más extensa que América Latina, aunque en realidad América Latina duplica la superficie de Europa. La India parece más pequeña que Escandinavia, aunque es tres veces mayor. Estados Unidos y Canadá ocupan, en el mapa, más espacio que África, y en la realidad apenas llegan a las dos terceras partes del territorio africano. En concreto:

  • Europa con 9,7 millones de km2 parece mayor que Sudamérica, que posee casi el doble de superficie: 17,8 km2;
  • Escandinavia, con 1,1 millones de km2 aparece mayor que la India, que es el triple con 3,3 millones. de km2;
  • Groenlandia (2,1 millones de km2) aparece mayor que China, casi 5 veces más extensa, con sus 9,5 mill. de km2;
  • La antigua U.R.S.S. con 22,4 millones de km2 aparece casi 2 veces mayor que África, cuyo tamaño llega a 30 millones de km2 (África es mayor que los EEUU, China, Europa Occidental, India y Argentina… juntos).




Como se puede comprobar en el mapa sobre estas líneas, África equivale en área a toda Europa (menos Rusia y los países Nórdicos), Estados Unidos, China, la India y Japón combinados, algo que en los mapas no se suele apreciar. Pero no sólo África es “víctima” de este empequeñecimiento provocado por las proyecciones geográficas. Australia, nuestra isla-continente favorita, también aparenta ser mucho más pequeña de lo que es. Con sus siete millones largos de kilómetros cuadrados es el sexto país más grande del mundo. Dentro cabría toda Europa exceptuando Rusia. Y aún nos sobrarían un par de millones de kilómetros cuadrados para meter a México, por ejemplo.

Pero lo que a menudo se nos escapa es que en realidad lo que vemos es el mapa de Mercator... recortado. Veamos el original

Mapamundi completo basado en la proyección de Mercator 


¿Por qué se nos presenta a veces recortado? Por pura estética. No hay tierra, salvo la Antártida, por debajo de la latitud 55ºS. Y esta aparece muy deformada, descomunal, en la proyección de Mercator. No es culpa de Mercator que se utilice la versión limitada de su proyección de la Tierra.


Alternativas

Arno Peters a mediados de los años setenta presentó un mapamundi alternativo, más centrado en el ecuador y con proporciones reales de superficie.



Su punto de partida es, también, la proyección cilíndrica equidistante, pero, con el objetivo de mantener las proporciones en las áreas, Peters aumenta la escala vertical de las regiones cercanas al ecuador para compensar el estiramiento en horizontal de las regiones templadas. Pero crea así graves problemas de deformación en África y Sudamérica. Y, por supuesto, ni sirve para navegar, ni para calcular distancias entre dos puntos.


Pero la mejor alternativa de todas es la proyección de Winkel-Tripel. Es la mejor proyección conocida para representar el mundo entero, produciendo muy pequeños errores de distancia, pequeños errores de combinaciones de elipticidad y área, y menor asimetría estadística que cualquier otro mapa.



En 1998, proyección de Winkel-Tripel fue elegida como la proyección estándar para los mapamundis hechos por la National Geographic Society. Muchas instituciones educacionales y publicaciones siguieron el ejemplo de la National Geographic de adoptar la proyección.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada