jueves, 22 de octubre de 2009

Las mujeres lloran cuatro veces más que los hombres

Algo que se intuía ha quedado ahora científicamente demostrado: las mujeres lloran casi cuatro veces más que los hombres. Así se lee en un informe que acaba de publicar la Sociedad Alemana de Oftalmología, los especialistas por antonomasia en todo lo que tiene que ver con los ojos.

En el estudio, los oftalmólogos llegan a la conclusión de que hasta la edad de 13 años, niños y niñas lloran más o menos con la misma asiduidad. Pero luego. la cosa cambia: los hombres derrochan lágrimas entre 6 y 17 veces por año, mientras que las mujeres los hacen nada menos que entre 30 y 64 veces.

Y las féminas no lloran sólo más frecuentemente, sino también durante más tiempo: un promedio de unos seis minutos, mientras que los hombres no pasan de cuatro.

Con respecto a las razones, se llega a la conclusión de que las mujeres lloran cuando creen tener demasiados defectos, se hallan ante conflictos de difícil solución o recuerdan tiempos pasados. A los hombres, por el contrario, lloran más por compasión, por ejemplo en el cine, o cuando una relación sentimental termina en fracaso.



¿Por qué lloramos?

Se ha descubierto que las lágrimas emocionales, contienen gran cantidad de manganeso y de la hormona prolactina. Llorar, produce que el cuerpo se libere de estos componentes y disminuya la depresión emocional; mucha gente ha declarado que llorar les hace sentir bien y les calma cuando están tristes, y esto es en parte debido a la química y las hormonas que liberamos al llorar. También puede resultar de utilidad en el campo de las relaciones humanas. Cuando vemos a alguien que está triste y llora, tenemos mayor certeza de su tristeza y es más fácil que empaticemos con esa persona.

Para llorar, necesitamos una estímulo emocional como puede ser el dolor o la pérdida del amor, que serían externos. Internos, serían debidos a los pensamientos y resoluciones que tendríamos acerca de nuestra vida o la de los otros.

En los recien nacidos, el llorar sirve para reclamar la atención de los padres, así que es una forma de calmar las situaciones negativas, como el hambre. Los recién nacidos dejan de llorar a los 10 meses por estar solos, y empiezan a desarrollar el hábito de empezar a llorar cuando están en compañía, ya que lo convierten en un sistema manipulativo hacia los demás.

La prolactina contribuye al número de veces que llora una persona. La prolactina está presente en la sangre y las lágrimas, y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Los conductos lacrimales de la mujeres tienen una forma ligeramente diferente a los del hombre, lo cual podría ser una causa o un efecto del nivel superior de lloros. Además, las personas deprimidas pueden llegar a llorar cuatro veces más que las personas que no lo están, y dos tercios de las personas diagnosticadas con depresión son mujeres.

Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada