miércoles, 21 de julio de 2010

Los sueños, los misteriosos símbolos del inconsciente

Soñar es una de las experiencias más misteriosas y curiosas de nuestras vidas, su importancia, interpretaciones y significados han sido objeto de numerosos estudios y análisis a lo largo de la historia durante la época romana, algunos sueños se presentaban al Senado romano para su análisis e interpretación ya que se creía que los sueños eran mensajes de los dioses. Los intérpretes de sueños llegaban a acompañar a grandes militares en las batallas incluso hoy día, muchos consultamos decisiones con la almohada y sabemos que muchos artistas desarrollan sus ideas creativas interpretando sus sueños, Pero ¿qué sabemos acerca de los sueños?



Soñar es un proceso mental involuntario en el que se produce una reelaboración de informaciones almacenadas en la memoria, generalmente relacionadas con experiencias vividas por la persona en los días o meses anteriores. El soñar nos sumerge en una realidad virtual formada por imágenes, sonidos, pensamientos y/o sensaciones. Los recuerdos que se mantienen al despertar pueden ser simples (una imagen, un sonido, una idea, etc.) o muy elaborados. Los sueños más elaborados contienen escenas, personajes, escenarios y objetos. Se ha comprobado que puede haber sueños en cualquiera de las fases del dormir humano. Sin embargo, se recuerdan mejor los sueños y estos son más elaborados en la llamada fase REM (Movimiento ocular rápido; en inglés, REM: Rapid Eye Movement), que tiene lugar en el último tramo del ciclo del sueño.

Es un hecho ya científicamente comprobado que todos soñamos. A pesar de que a veces hay personas que creen que no han soñado, que la noche no ha tenido producción onirica, hemos tenido siempre sueños. Otra cosa es que no lo recordemos.

Los sueños se producen como resultado de un complicado proceso que implica a los recuerdos y al hipocampo, una región del cerebro asociada a la memoria, según ha podido determinar los recuerdos con los que soñamos pueden tener una antigüedad de hasta una semana, lo que ha desvelado el funcionamiento hasta ahora oculto de la memoria: nuestros recuerdos pasan de una región del cerebro a otra antes de ser almacenados y soñamos con ellos durante ese intervalo.

Parece demostrado ampliamente que nuestra vida cotidiana es el semillero de nuestros sueños. Las experiencias que tenemos a lo largo del día suelen ser el origen de las imágenes oníricas que generamos mientras dormimos. Pero, ¿cuáles son los mecanismos que nos permiten construir dichas imágenes? Y, ¿tienen alguna relación las imágenes con la formación de nuestra memoria?

Ambos son misterios muy difíciles de resolver, se ha discutido mucho sobre este tema. Los recuerdos de gente, lugares, actividades que hacemos o de las emociones que sentimos, se reflejan en nuestros sueños, pero suele ser de manera tan fragmentaria que no podemos predecir cómo aparecerán.

Una de las características de los sueños es que rara vez, excepto en casos de problemas postraumáticos, reflejan una experiencia completa. Una idea, un objeto, una textura que hemos percibido durante el día, es lo que en realidad aparece mayormente en nuestros sueños.

Además, los bautizados por Freud como “residuos diurnos”, esto es, los recuerdos que se nos quedan prendidos en la memoria durante el día, pueden aparecer 5 ó 7 días más tarde en nuestros sueños.

Freud pensaba que estos residuos aparecían en los sueños la misma noche o la siguiente a haberlos vivido, pero las últimaa investigaciones realizadas han demostrado que los recuerdos cotidianos pueden perdurar activos más tiempo.



Algunas curiosidades

1. Olvidamos el 90% de nuestros sueños

A los 5 minutos de habernos despertado se habrán olvidado la mitad de los sueños y, al cabo de 10 minutos, se habrán olvidado cerca del 90% ... por eso, si queremos recordar nuestros sueños, se recomienda tener lápiz y papel cerca de nuestra mesita de noche …

2. Los ciegos también sueñan

La gente que se quedó ciega después de nacer pueden ver imágenes en sus sueños y las personas que nacen ciegas no ven imágenes, pero sus sueños son intensamente vivos en los que participan otros sentidos como el oído, olfato, tacto y las emociones

3. Todos soñamos

Todo el mundo sueña (salvo en casos de extremo desorden psicológico) … si eres capaz de pensar es señal de que no estás soñando, o de que estas despierto y acabas de olvidar tus sueños ...

4. En nuestros sueños, solo vemos caras, que ya conocemos

Nuestra mente no inventa nada - en nuestros sueños vemos rostros reales de personas reales que hemos visto durante nuestra vida, pero que puede que no recordemos. A lo largo de nuestra vida observamos las caras de miles de, así que disponemos de un buen suministro de rasgos faciales en nuestro cerebro para que se utilicen durante nuestros sueños.

5. Soñamos en color

Un total del 12% de lo que soñamos es en blanco y negro, el resto del sueño es a todo color. Estudios desde 1915 hasta la década de 1950 sostenian que la mayoría de los sueños eran en blanco y negro, pero estos resultados empezaron a cambiar en la década de 1960. Hoy en día, sólo el 4,4% de los sueños de los menores de 25 años de edad son en blanco y negro. Investigaciones recientes han sugerido que los resultados cambiantes pueden estar relacionados con el cambio tecnológico producido en nuestra historia reciente del blanco y negro a la televisión a color


6. El significado simbólico de los sueños

Los sueños son simbólicos, cada elemento del sueño significa algo diferente y si soñamos con algún tema en particular no es habitual interpretar que el sueño sea acerca de eso . Los sueños hablan en un lenguaje profundamente confuso y esconden múltiples mensajes encriptados o simbólicos. Cualquiera que sea el significado que interpretemos es el resultado de las representaciones simbólicas de los numerosos procesos que se gestan en nuestro inconsciente.

7. Emociones

La emoción más comunes que experimentan en los sueños es la ansiedad y lamentablemente las emociones negativas son más comunes que las positivas.

8. Sueños recurrentes

Si bien el contenido de la mayoría de los sueños es soñar sólo una vez, muchas personas experimentan sueños recurrentes, es decir, el relato del sueño mismo es experimentado en diferentes ocasiones de sueño. Hasta el 70% de las mujeres y el 65% de los varones pueden tener sueños recurrentes.


9. Los Animales también sueñan

Se han hecho estudios sobre diferentes animales, y todos ellos muestran las mismas ondas cerebrales durante el sueño que muestran los seres humanos. Cuando vemos un perro que mientras duerme mueve sus patas o produce algún ladrido seguramente se encuentre soñando.

10. Interpretación de estímulos externos

Nuestra mente también interpreta los estímulos externos que nos producen nuestros sentidos cuando estamos dormidos y hace de ellos una parte de nuestros sueños. Esto significa que a veces, en nuestros sueños, oímos un sonido de la realidad y lo incorporamos de una manera similar. Por ejemplo, si soñamos que estamos en un concierto, mientras alguien está tocando la guitarra.


11. Los hombres y las mujeres sueñan de forma diferente

Los hombres tienden a soñar más con entornos y situaciones en los que interactúan con otros hombres. Alrededor del 70% de los personajes en el sueño de un hombre son los otros hombres. Por otra parte, el sueño de una mujer contiene casi un número igual de hombres y mujeres. Aparte de eso, los hombres suelen tener emociones más agresivas en sus sueños que el sueño femenino.


12. Los sueños premonitorios precognitivos

Los resultados de varias encuestas entre los conjuntos de gran población indican que entre 18% y el 38% de las personas han experimentado al menos un sueño premonitorio y el 70% han experimentado un déjà vu. El porcentaje de personas que creen en los sueños precognitivos ( intuir el futuro a través de los sueños ) es aún mayor, y van desde el 63% al 98%


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada