domingo, 11 de julio de 2010

Los precios inmobiliarios en España están sobrevalorados en más de un 50%

Aunque el valor de las casas españolas se está ajustando de manera importante, aún le queda mucho camino por recorrer a la baja, según el periódico británico 'The Economist'. Esta publicación ha sacado a la luz una clasificación de los países de la OCDE donde más sobrevalorado está el parque inmobiliario, y en el caso español afirma que la vivienda sigue sobrevalorada en más de 50%, y es que España es el segundo país en cuanto al sobreprecio de las casas pese al ajuste de los últimos dos años.

Así lo refleja un ranking publicado por el diario 'The Economist', del que se desprende que los precios de la vivienda deberían descender casi a la mitad para poder ajustarse a su valor real. Esta información coincide con el dato de precios oficiales publicado por el Ministerio de Vivienda

En el gráfico del reportaje publicado por el semanal británico The Economist (centrado en el "espumoso mercado inmobiliario" ) se ve claramente: España es el tercer país del globo donde el precio de la vivienda es más alto que su valor real.



El estudio de The Economist, que recaba información sobre el primer trimestre de 2010, apunta a Australia como el país donde la especulación es más procaz. En el estado-isla, el sobrecoste alcanza el 56%. En segundo lugar España, con el precio de la vivienda un 53% sobrevalorado.

El reportaje llega a tal conclusión comparando el precio actual de la vivienda con la media de los alquileres a largo plazo. El diario anglosajón defiende que así se llega a una "evaluación justa", y es que el ratio que explica con mayor fidelidad el sobreprecio de las casas es la relación entre los precios de venta de las viviendas y el precio del alquiler. A esta relación se la denomina PER, como en el lenguaje bursátil se llama al número de veces que el beneficio neto de una empresa se encuentra incluido en el precio de cada una de sus acciones.

¿Choca el indicador de The Economist con otro publicado a primeros de junio por la agencia de calificación Standard & Poor's que veía, este último, "síntomas de mejoría" en el mercado de la vivienda español? La respuesta es no. Pese a la altivez de precios, el semanal reconoce una tibia caída en este mercado. Si en el primer trimestre de 2009 los costes cayeron un 6,8%, en el mismo lapso del presente año bajaron un 4,7%. Un descenso insuficiente, en cualquier caso, vista la exagerada dimensión apreciativa que aún emana de los hogares en España.



Ya detrás de España, Suecia (37%), Gran Bretaña (31%) o Bélgica (30%), todos ellos con sobrecostes bastante más tenues.

En cambio, en Japón (-33%) y Alemania (-14%) es donde el precio de la vivienda más infravalorado está.

En China la burbuja inmobiliaria empezó a preocupar seriamente a los responsables económicos del país. En Abril anunciaron una batería de medidas destinadas a enfriar el mercado inmobiliario, el problema de China es que igual el daño ya está hecho y es muy probable que la banca China ya esté intoxicada con hipotecas y préstamos a promotores de bienes raíces que podrían tener dificultades en retornar sus créditos.

En Occidente, en términos de valoración, parece que en los EEUU, la rápida caída de los precios de los bienes raíces, habría permitido que las viviendas estuvieran otra vez con precio aceptable. Está corrección es importante, porque es el requisito fundamental para que el sector inmobiliario y indirectamente el sector financiero inicien su recuperación. Precios atractivos deberían permitir atraer de nuevo inversores.

Este no es el caso de Europa. En España, a pesar de que el sector inmobiliario esta prácticamente destrozado, la vivienda seguiría sobrevalorada en un 50%. Los bancos españoles no han querido reconocer el problema, y ante el impago de crédito de los promotores de bienes raíces han preferido quedarse las viviendas y terrenos en sus balances a cambio de los préstamos y no sacarlas al mercado con descuentos importantes para no tener que contabilizar pérdidas. El problema se extiende en menor medida un poco por toda Europa. En Irlanda la sobrevaloración sería del 24,5%, en Francia del 39,7%, en Bélgica del 30%. Sólo Alemania parece estar libre del cáncer inmobiliario.


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada