domingo, 6 de junio de 2010

La educación: nuestra verdadera crisis oculta

"La educación consiste en enseñar a los hombres no lo que deben pensar sino a pensar"
(Calvin Coolidge)

Cualquier país carente de educación está abocado al fracaso. El conocimiento es la lanzadera hacia el progreso.

En España sufrimos un desprecio hacia el conocimiento desde hace muchísimos años. ¿Para qué estudiar, si de “paleta” se ganaba lo mismo que siendo ingeniero?. ¿Quién no ha escuchado frases como esas?.



Es sólo un ejemplo de muchos, y es que tristemente se puede observar el nivel cultural de un país con la forma de escribir de sus habitantes. Internet nos muestra claramente las faltas ortográficas básicas que comete el joven medio, las carencias gramaticales, el no ser capaces de utilizar palabras de más de 3 sílabas al temer ser considerado un “pedante”. Degradamos el lenguaje, que es algo que habría que cuidar con mimo al ser la herramienta que permite que nos entendamos.

Por supuesto que todo el mundo no puede ser doctor. No se debe, siquiera. Pero lo que no es de recibo es que, de forma generalizada y como bien demuestran las encuestas recientes, los jóvenes desean que su futuro pase por ser funcionario, pegar un pelotazo y retirarse o vivir de ser un vividor (por ejemplo: apareciendo en reality shows, programas del corazón, etc.).

Desprecio por el conocimiento


Los estereotipos de jóvenes que muestra la TV están haciendo mucho daño. En la TV se fomenta al pícaro, al vividor, al chuleta y al pasota mientras que al estudioso se le estereotipa como el raro, el poco carismático, el que no sabe ligar, etc. Sólo hay que echar un vistazo a las series de producción nacional cuyo "target comercial" son los jóvenes y adolescentes. Son los modelos que nos muestran en la TV. Si en vez de eso mostraran a gente de éxito por sus estudios y esfuerzo... sin duda estaríamos recibiendo la señal de otro país, pero no es el caso. Con estrellas televisivas como Jorge Javier Vázquez ó Belén Esteban España asiste amodorrada a esta televisión animaloide y embrutecida, mientras que los asuntos que realmente importan no aparecen ni preocupan en casi ningún foro.

¿Es esta forma de construír un futuro para todos, tanto los que ya estamos aquí como los que quedan por llegar? ¿No es un suicidio que los que quieran poner freno a esto y evolucionar sean una tremenda minoría?.

Porque el conocimiento no sólo te aporta cultura y capacidad crítica sino que es el mejor aval para enfrentarte al mundo laboral. ¿A dónde se dirige España cuando el 40% de sus jóvenes ni siquiera ha finalizado el bachillerato o la FP?.



La tasa de desempleo entre los españoles con estudios superiores es del 8,8%; en los que sólo poseen Bachillerato y FP de grado medio ya se eleva al 15,3%, pero entre quienes apenas tienen Primaria alcanza el 21,7%.



Nuestro problema no que haya doctores, licenciados, graduados… sino que haya desprecio por el CONOCIMIENTO como puerta a un futuro mejor.

Hace unas semanas leía un excelente artículo escrito por un profesora titulado "El síndrome Belén Esteban" y creo que viene como anillo al dedo para completar esta entrada ya que ilustra a la perfección el mensaje que pretendo transmitir, es el siguiente:


"Como profesora, las preguntas de los alumnos que más me cuesta responder convincentemente son sobre porqué hay que estudiar cosas que a ellos les parecen inútiles o absurdas, como la Historia o la Geografía. Yo tengo claro qué me aportan a mí, pero de todas las razones que hay para estudiar estas cosas, yo les hago hincapié en lo necesarias que son estas disciplinas para comprender el mundo en el que viven: las coordenadas de espacio y tiempo, que al fin y al cabo son las que tratan la Geografía y la Historia, nos ayudan a conocer el sitio que ocupamos en el mundo y a comprender de dónde vienen todas nuestras realidades. Que todo eso les puede parecer ajeno y absurdo, pero que muchas de las cosas que estudian tienen que ver con su vida real y que, quieran o no, les afectan.

Por ejemplo, ¿quieres saber por qué tienes a tu lado a un compañero que viene de Ecuador? ¿por qué habla el mismo idioma que tú? ¿quieres entender por qué un señor, por nacer con el apellido Borbón, va a ser "rey" y el Estado Español le va a dar mucha pasta (que vendrá de los impuestos que tú pagues de mayor)? ¿por qué lo que digan unos señores europeos en Bruselas va a repercutir - y mucho - en tu vida? Todo eso es geografía. Todo eso es Historia.

Algunos entienden qué quiero decir, otros no. Yo no llevo mal las preguntas, las protestas... Es normal. Donde me desarman del todo y me dejan sin respuestas es cuando me dicen que todo eso les da igual. Que para qué quieren saber dónde está Marruecos, si no van a ir nunca. Para qué conocer el tipo de elecciones que hay en España, si ellos no tienen la intención de votar jamás. Que les resbala que haya una guerra en Irak, que media África se esté muriendo de hambre o que la Unión Europea diga "bla". 

Y, Lo que llevo peor con diferencia, es esa actitud de orgullo con el que exhiben su ignorancia y su cortedad de miras. Esa actitud de "no sirve para nada, no me interesa. Eso que cuentas y a lo que dedicas tu vida es una mierda. Yo quiero jugar a la Play/ irme de compras al Centro Comercial y ya". La tienen conmigo, que enseño Historia, pero también que los profesores de lengua, de biología, de matemáticas. El desprecio por los libros, por el Arte, por la Cultura, por las Ciencias... no es algo tan raro, y puede conmigo.

Últimamente esa actitud está más de moda que nunca. Tenemos una perfecta encarnación en la dichosa Belén Esteban, que no sabe nada, no quiere saber nada y se jacta de ello. La mala educación, la zafiedad y la ignorancia puestos en un pedestal día tras día. Todo el mundo la aplaude porque ella es "auténtica" (signifique lo que signifique eso). Conozco a mucha gente a la que le gusta ver a la Esteban y es curioso, porque hay toda clase de personas entre su público. Entre ellos, los que más me llaman la atención son dos tipos: la gente que tiene (o cree que tiene) más educación que ella y la ve como un divertimento, incluso algunos como un consuelo (yo soy mejor que ella), o los que son como ella, que han visto como la ignorancia y la mala educación también te pueden hacer triunfar en la vida y que hay que sentirse orgulloso de ello. Eso me da miedo: que se extienda y que sirva de ejemplo a más bobos, que opinen que el no saber nada es estupendo. Que el presumir de ser zafio e inculto se convierta en políticamente correcto y sea bien visto.


"Eh, que yo no quiero ayuda de nadie, que no necesito ayuda, leche" dice la Esteban en un momento de estos cuatro minutos de despropósitos. "Como yo no he pillado esa revolución -la industrial- tres narices me importa"- un argumento que podría haber empleado uno de mis peores alumnos.

Entendedme: yo no critico a la gente que no sabe. Yo no sé mucho de tantísimas cosas... tampoco creo que tenga que ser motivo de vergüenza el no haber estudiado, el no hablar correctamente o el tener lagunas de conocimiento. Lo que me revienta es la actitud contraria, la exhibición con orgullo de la ignorancia y el menosprecio a cualquier cosa que huela a sapiencia. Me duele el desprecio a la educación, en todos sus sentidos. Me duele... y me da una pena que me muero."



Fuentes: Elaboración propia, quedateadormir

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada