sábado, 5 de diciembre de 2009

El 50,6% de la población española usa gafas o lentillas

Un total de 23,6 millones de personas usan en España algún sistema de corrección de su visión, como gafas, lentes de contacto o ambas cosas, lo que supone un 50,6% de la población. Son los últimos datos de la Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico (FEDAO) incluidos en el "Libro Blanco Visión 2009".

Este porcentaje refleja el aumento de problemas visuales que se ha dado en España en los últimos cinco años, cuando los usuarios de gafas o lentes de contacto constituían un 46% de la población. No obstante, el uso de ambos sistemas es menor que en el resto de países de la Unión Europea (UE), ya que en Italia el 59% de la población lleva gafas o lentillas, porcentaje que sube hasta el 81% en Reino Unido, señaló el director ejecutivo de esta entidad, Ramón Noguera. "Las necesidades son las mismas, pero ellos se chequean más", señaló el profesor. Se estima que en torno a un 6% de los ciudadanos que no utilizan ningún sistema de compensación visual deberían hacerlo.



Si se tienen en cuenta los diferentes defectos visuales, el 67% de la población tiene signos de presbicia o vista cansada. Además, muchos de ellos tienen problemas de visión respecto a las distancias, como miopía (que padecen unos 11 millones) o hipermetropía (que afecta a unos ocho millones de habitantes). Además, a medida que aumenta la edad, se incrementa el número de personas que necesitan corregir sus defectos de visión. Uno de cada cinco menores de edad (20% del total) utiliza así gafas o lentes de contacto, mientras que en la población de más de 55 años el porcentaje de usuarios de ambos sistemas es mucho mayor y afecta al 92% de este grupo de edad.

Miopía, hipermetropía, astigmatismo... ¿cuáles son sus diferencias?

Miopía. Es el problema visual más común de todos; tanto, que se calcula que cerca del 26 % de la población española tiene miopía. El síntoma más claro es tener visión borrosa de lejos, y se acentúa más por la noche. Una persona con miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos. Aproximadamente un 30% de la población occidental padece miopía, porcentaje que aumenta de manera significativa en los países asiáticos.

La magnitud de la miopía se mide en dioptrías. La miopía se corrige con lentes divergentes, ya sean gafas o lentes de contacto. Concretando, los miopes de más de 1,5 dioptrías necesitan gafas para ver a media distancia, ya que en general la visión empieza a ser borrosa. Suele dejar de aumentar a los 21 años, aunque en algún caso puede hacerlo más allá de esta edad.

Hipermetropía. Es el efecto contrario a la miopía, suele aparecer en ojos algo más pequeños de lo normal, los síntomas suelen ser cansancio y/o dolor de cabeza cuando se trabaja de cerca, y si la hipermetropía es más alta también afectará a la visión de lejos. Se calcula que en España tiene hipermetropía alrededor del 10% de la población.

Astigmatismo. El astigmatismo suele ir asociado a alguno de los defectos visuales anteriores, miopía o hipermetropía. Para hacernos una idea, el 13% de la población tiene sólo astigmatismo, y existe otro 20% que tiene astigmatismo asociado a la miopía o la hipermetropía.

El síntoma más claro del astigmatismo es borrosidad tanto de lejos como de cerca, y está provocado por una deformación de la córnea, que es la parte más externa del ojo. Se puede corregir con gafas, con lentes de contacto y/o con cirugía refractiva.

Presbicia. También se la conoce como vista cansada, y es un efecto asociado a la edad, que suele aparecer a partir de los 40 años y que como síntoma más claro provoca visión borrosa de cerca. La razón fisiológica de este problema refractivo es una menor acomodación del cristalino, que es una lente que tenemos dentro del ojo, y que por el paso de los años ha perdido su capacidad para estirarse y/o contraerse, lo que nos impide enfocar de cerca.

Al principio sólo afecta a la visión de cerca, y poco a poco también termina afectando a la visión intermedia, como la de la pantalla del ordenador. La mejor solución son las gafas progresivas, que permiten llevar en una sola gafa la corrección de lejos, de la zona intermedia y la de cerca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada