domingo, 23 de enero de 2011

¿Por qué la vida se acelera a medida que nos hacemos mayores?

"Juzgamos el tiempo según el número de recuerdos que tenemos y su intensidad"
[Douwe Draaisma]

Siempre nos ha fascinado la memoria. La idea de recordar o no las cosas que nos pasan en la vida. ¿Por qué no recordamos nada de lo que pasó antes de cumplir los tres años? ¿Por qué nos cuesta tanto recordar una fecha? ¿Por qué los olores nos traen tantos recuerdos?

Cuantas veces hemos dicho: ¿Lo habremos soñado? El déjá vu muchas veces nos desconcierta. A veces nos pasan cosas por nuestra cabeza que quizá nunca sucedieron, pero que sin embargo estamos convencidos que han pasado. ¿Por qué la vida se acelera cuando nos hacemos mayores? Generalmente tenemos la sensación de que cada vez la vida pasa más rápido, los días parecen más cortos y los años pasan como un suspiro al hacernos mayores. ¿Hay una relación entre la edad, la memoria y la velocidad del tiempo?



Nuestra memoria tiene una voluntad propia. Nos decimos a nosotros mismos: "Tengo que recordar esto, quiero retener este momento, esta mirada, este sentimiento, esta caricia", y al cabo de pocos meses o incluso después de unos días notamos que ya no conseguimos evocar el recuerdo con el color, el olor, el sabor que esperábamos. Y es que el recuerdo es como un perro que se tumba donde le place... La memoria también hace caso omiso de la orden de no guardar algo, de nada nos sirve pensar: "Ojalá no lo hubiese visto, vivido, oído, ojalá lo hubiese olvidado", pues todo permanece almacenado y reaparece de forma espontánea e involuntaria de noche, cuando estamos despiertos en la cama. También, entonces, la memoria es un perro que, meneando la cola, nos trae lo que acabábamos de tirar porque queríamos quitárnoslo de encima.

Desde hace unos veinte años, la psicología denomina "memoria autobiográfica" a la parte de nuestra memoria donde almacenamos las vicisitudes de nuestra vida. Se trata de la crónica de nuestra vida, un largo registro que consultamos cuando alguien nos pregunta cuál es nuestro primer recuerdo, cómo era la casa donde pasamos nuestra infancia o cuál es el último libro que hemos leído. La memoria autobiográfica es al mismo tiempo un libro de los recuerdos y un libro del olvido. Es como si dejáramos los apuntes de nuestra vida a cargo de un secretario díscolo con intereses propios, que registra minuciosamente lo que preferiríamos olvidar. ¿Por qué no hay casi nada anotado sobre lo sucedido antes de nuestro tercer o cuarto año de vida? ¿Por qué las humillaciones quedan registradas por los siglos de los siglos? ¿Por qué en lo momentos sombríos se abre siempre la página de sucesos sombríos?





Cuando sufrimos depresión o insomnio, nuestra memoria autobiográfica se convierte en un registro lúgubre: todos los recuerdos desagradables nos llevan, a través de una deprimente red de referencias cruzadas, a otros recuerdos desagradables. De vez en cuando, nuestra memoria nos sorprende. De pronto, un olor nos recuerda algo en lo que no habíamos pensado durante treinta años. Una calle en la que estuvimos por ultima vez cuando teniamos seite anos parece haberse encogido hasta el punto de resultar irreconocible. Uno querría comprender cómo es posible que el tiempo pase mas deprisa a medida que envejecemos.


El tiempo no es constante en nuestra memoria

Cada uno de nosotros medimos el tiempo según unos parámetros individuales y propios que vienen marcados por nuestro entorno. Algo que es muy fácil de experimentar, ya que es habitual que en los momentos de mayor disfrute el tiempo se nos escape casi entre los dedos, mientras que en los peores instantes sea cuando éste se estira hasta convertirse prácticamente en eterno. Una experiencia que se debe a que el tiempo no se mide en nuestro cerebro por segundos, sino por los impulsos eléctricos que rigen nuestra percepción. Por eso este fenómeno no es sólo cuestión de física, sino también de biología.

Dentro de este reloj interno se hace importante remarcar las tres sensaciones distintas que se pueden vivir en relación al tiempo:
  • La duración prolongada: Propio de situaciones que no nos son habituales ni rutinarias, más característico de momentos de gran tensión y atención.
  • La sincronía con el tiempo real: La más común, se mide el tiempo en consonancia al real u objetivo.
  • El tiempo comprimido: Sensación de que éste pasa de manera más rápido a lo habitual, estando relacionado con las labores automáticas que realizamos o aquellas que no exigen nuestra atención. El caso extremo de esta situación se vive cuando nos encontramos en un estado de inconsciencia, como cuando dormimos.



En este punto es donde encontramos lo que muchos científicos han decidido llamar como el efecto reminiscencia. Un recurso de nuestro cerebro para concentrar los recuerdos en períodos concretos de nuestra vida y que se empieza a manifestar a partir de los cincuenta años de edad. Es en este momento cuando en nuestra memoria se acumulan y rememoran aquellos instantes vividos cuando teníamos en torno a los veinte años, en la época inicial de nuestra vida adulta. Exactamente el periodo caracterizado por las primeras experiencias, donde las sensaciones se vuelven más intensas que en sucesivas ocasiones: es, en definitiva, cuando se configura nuestra forma de ser y lo que vamos a ser el resto de nuestros días.

Lo que el efecto reminiscencia nos viene a decir es que la base de la vida son las emociones y las nuevas experiencias y sensaciones, pues éstas son las que crean puntos de referencia en el tiempo. El tiempo en la mente es subjetivo, y se percibe mediante la localización de esos puntos de referencia que se han creado. Por eso mismo nos aclara que es posible expandir el tiempo siempre y cuando nuestra vida no se vuelva rutinaria, pues ésta siempre debe estar llena de nuevos sentimientos.

Hace unos años se preguntó a 1.400 americanos de más de 18 años qué acontecimiento histórico consideraban más importante, nacional o internacionalmente. Los resultados fueron sorprendentes: para la gran mayoría de participantes, el hecho destacado había sucedido cuando tenían más o menos 20 años...


Efecto reminiscencia: Subjetividad de la memoria

De esto se deriva esa sensación de que la vida se acelera según se van cumpliendo años, de que el tiempo cada vez pasa más rápido. Lo que se debe, según palabras de Douwe Draaisma, catedrático de Historia de la Psicología en la Universidad de Groningen, a que "juzgamos el tiempo según el número de recuerdos que tenemos y su intensidad". Es decir, cuanto más recuerdos iguales tenemos, más deprisa pasa el tiempo, porque nos instalamos en esa rutina que tan poco nos aporta.

Al parecer, todo está relacionado con la forma en que asimilamos emociones, conocimientos y sensaciones. Cuanto más intensos son los momentos, estos parecen llenarnos y durar más. Cuando somos jóvenes y tenemos 20 años, estamos experimentando un nuevo mundo de experiencias en el paso a la vida adulta: nuestro primer trabajo, nuestro primer amor, nuestro primer hijo, nuestra primera vivienda, etc… Es en esos años, cuando hay más probabilidades de estar viviendo momentos intensos que distorsionen nuestra memoria temporal.

Toda esta amalgama de emociones nuevas, se van perdiendo por regla general a lo largo de los años. Es por eso que, cuando alcanzamos los 40, las sensaciones y vivencias no suelen ser tan novicias, sino más rutinarias o conocidas. Esta sensación, se acrecenta si hablamos de alguien que ronda los 60 años. Es un hecho constatado que, cuando las personas se acercan a los 60 o los 70, parece que tengan menos recuerdos de su edad adulta y más recuerdos de cuando tenían 15 ó 20 años.

Se trata de un efecto que no existe cuando tienes 40 años. Y puede que se deba al hecho de que cuanta más repetición y más rutina hay en tu vida, más difícil es tener recuerdos de ello. Cuando tienes 60, gran parte de tu vida ha estado llena de repetición y de cosas que pasan diez veces, cientos de veces quizá; mientras que con 20 años, hay muchos recuerdos de cosas que suceden por primera vez. Tienes tus primeras experiencias sexuales, tus primeras vacaciones sin los padres, tu primer día en un trabajo, tu primera vez en un nuevo contexto educativo, etcétera. La vida con 20 años está llena de primeras veces, y tenemos muy buena memoria para las cosas que pasan por primera vez, y muy mala memoria para las cosas que se repiten cientos de veces.

Con todo esto, obtenemos que el efecto reminiscencia pone en evidencia el modo errático en que nuestra mente fluctua su particular reloj biológico y sensación de paso del tiempo, según los recuerdos que guarda en la memoria. La mayoría de la gente, cuando llega a los 40, tiene la impresión de que los años son más cortos cada año, que los meses se encogen, y que las Navidades cada vez llegan más rápido… Y esto sigue acelerándose, cuando tienes 60 parece que la vida vaya incluso más rápido que cuando tenías 40. Cabe recordar que la velocidad subjetiva del tiempo se genera, de hecho, en la memoria. Juzgamos el tiempo en función del número de recuerdos que tenemos y su intensidad... así juzgamos el tiempo. Y esto es así incluso para períodos cortos de tiempo. Mientras vamos dejando de ser jóvenes el tiempo se condensa, se acelera, nos elude. Recordamos mejor las cosas lejanas y más remotas, las de la infancia más temprana, por ejemplo, que las que sucedieron ayer, en una suerte de presbicia de la memoria. Y así va palpitando nuestra memoria autobiográfica, pintando y despintando nuestras figuras más queridas.

Por eso, quizás el secreto resida en llenar nuestros días de nuevas experiencias y sensaciones que permitan a nuestro cerebro paladear los contecimientos que estamos viviendo. Viajar, variar las aficiones, aprender nuevas cosas... son algunas de las recomendaciones para aprovechar al máximo los días de nuestra vida y convertirla en algo mas que una mera y simple rápida rutina. Lo importante es tener nuevas impresiones, porque eso generará nuevos recuerdos, nuevas experiencias, y ralentizará la velocidad subjetiva del tiempo.

Fuentes: rtve, douwedraaisma, elcentineladelapalabra, norvidge


5 comentarios :

  1. Si comparativamente asociamos un recuerdo o experiencia de un niño , por relación con un elenco o bagaje menor su peso ha de ser mayor y su sensación de tiempo más prolongado que la de un adulto , donde el peso relativo de cada recuerdo es menor al estar asociado a un numero mayor . Por otro lado , la necesidad de adquirir recuerdos o conocimientos de un niño es mucho mayor y por lo tanto la atención o interes es mayor , la sensación subjetiva del tiempo se alarga por el interes o motivación en los acontecimientos , en en adulto las cosas ya están aprendidas o ya hay una estructura de recuerdos , se pone mayor peso en la elaboración de los contenidos adquiridos , el interes o motivacion en los acontecimientos y percepciones externos , en los sucesos de la vida es menor , la vida ya ha sido vivida y la sensación subjetiva de tiempo se acorta , no tanto por la comparación con la cantidad de recuerdos atesorados , como por la necesidad o motivación de adquirir recuerdos nuevos , que en el adulto es menor , con los años se presta menos atención a la vida , porque ya la hemos visto y por eso el tiempo parece pasar más deprisa .

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, de ahí la importancia de seguir viviendo nuevas experiencias y sensaciones pese al paso de los años.

    Un saludo y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  3. :) Tratare de no olvidar velozmente lo que he leído.

    ResponderEliminar
  4. :) Tratare de no olvidar velozmente lo que he leído.

    ResponderEliminar
  5. has despertado curiosidad en mi, me gusta tu blog¡ no dejes de escribir¡

    ResponderEliminar