sábado, 20 de febrero de 2010

Casi el 30% de las mujeres nacidas a partir de los 70 acabará su edad fértil sin haber sido madre

Sólo una de cada diez mujeres nacidas en España en la década de los 50 acabó su vida fértil sin ser madre. Sin embargo, ese porcentaje casi se ha triplicado en el caso de sus hijas, la generación de españolas nacidas en los años 70.

Según un estudio de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB), el 25% de las mujeres nacidas en 1994 nunca tendrá hijos. Anna Cabré y Daniel Devolver, profesores y autores de una investigación que analiza la reducción del tamaño medio de las familias por la caída de la fecundidad, aseguran que la población extranjera ha contribuido en un 58% al aumento de la natalidad entre el 2002 y 2006. Un hecho vinculado directamente a la edad cada vez más tardía en la que las mujeres deciden tener su primer hijo.



Cabré, directora del Centro de Estudios Demográficos de la UAB, destaca que en 1995 España se situaba como el país con el nivel de fecundidad más bajo a nivel mundial junto con San Marino e indica que la lenta recuperación que está llevando a cabo en los últimos años está marcada por el impacto de la inmigración extranjera.

La directora explica que las mujeres inmigrantes tienen hijos a edades más tempranas, mientras que las españolas posponen esta decisión por precariedad económica y laboral, y cuando la logran, sus posibilidades biológicas de ser madre se ven mermadas.



En España, la tasa de fecundidad, que contabiliza el número de nacidos por mujer fértil, se sitúa en 1,38 por mujer y se calcula que sin tener en cuenta a la población femenina extranjera sería de 1,30. Asturias (1,05), Canarias (1,05), Galicia (1,07) y Castilla y León (1,18) son las comunidades autónomas españolas que registran un índice de fecundidad más bajo, mientras que Murcia, Cataluña y Navarra son las que tienen el mayor. Si echamos un vistazo a nuestro entorno veremos que hay países que tienen la misma tendencia española, como el caso de Italia, Alemania o en la mayoría de lugares del este de Europa, en el caso contrario, en países como Francia, Reino Unido o la región escandinava la tasa de fertilidad está en torno a los 2 hijos por mujer.





El siguiente mapa muestra la situación a nivel global


PAÍS TASA_FERTILIDAD
Níger 7.75
Malí 7.29
Afganistán 6.53
Angola 6.12
Nigeria 4.91
Kenia 4.56
Camerún 4.33
Iraq 3.86
Arabia Saudí 3.83
Paraguay 3.75
Bolivia 3.17
Israel 2.75
India 2.72
Egipto 2.66
Marruecos 2.51
Ecuador 2.51
Venezuela 2.48
Colombia 2.46
Sudáfrica 2.38
Perú 2.37
Argentina 2.35
México 2.34
Indonesia 2.31
Turquía 2.21
Brasil 2.21
Estados Unidos 2.05
Francia 1.98
Chile 1.92
Uruguay 1.92
Irlanda 1.85
China 1.79
Australia 1.78
Noruega 1.78
Dinamarca 1.74
Finlandia 1.73
Suecia 1.67
Países Bajos 1.66
Reino Unido 1.66
Bélgica 1.65
Cuba 1.61
Portugal 1.49
Suiza 1.45
Rusia 1.41
Alemania 1.41
Rumania 1.39
Austria 1.39
Grecia 1.37
Italia 1.31
España 1.31
Polonia 1.28
Ucrania 1.26
República Checa 1.24
Corea del Sur 1.21
Japón 1.21


La causa principal de esta baja tasa de fecundidad responde a que la trayectoria vital de los jóvenes, referida a la emancipación, el emparejamiento y la primera maternidad, se ha ralentizado.






La población extranjera femenina que vive en España, además de subir el índice de niños nacidos, baja la edad media a la que una mujer es madre por primera vez y que en 2005 se situaba en 29,4 años en España (el retraso en esa edad es una constante en la mayoría de países desarrollados).



Recientemente se ha sabido que 2010 las mujeres españolas han alcanzado un máximo histórico y siguen retrasando cada vez más el momento de tener hijos situándose la edad media en los 31,1 años (31,8 para las madres de origen español, sin contabilizar inmigrantes).

Datos por nivel educativo y expectativas

Por otra parte las parejas dilatan cada vez más la llegada de su primer hijo, principalmente las del mayor nivel educativo. De hecho, la generación del baby boom de los años 70 espera ahora el doble que sus padres a la hora de engendrar a sus primogénitos. Así, si en 1975 el tiempo de espera desde que la pareja empezaba a convivir hasta que nacía su primer hijo era de poco más de dos años, ahora, se tarda algo más que el doble: unos cuatro años y medio.





A pesar de que estadísticamente las mujeres extranjeras se emparejan más jóvenes, lo que implica que el primer embarazo también se adelanta, Margarita Delgado ha observado que se están "acomodando" paulatinamente al estilo de vida de las españolas.

A modo de ejemplo, a principios del siglo XXI la tasa de fecundidad de las extranjeras en España era del 2,4, mientras que ahora ha evolucionado hasta el 1,8.

Fuente: Elaboración propia, Eurostat, cadenaser, http://chartsbin.com/view/exu

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada