domingo, 8 de enero de 2012

¿Cómo afectará la automatización al futuro del trabajo?



El auge de la automatización y la tecnología nos ha llevado a un punto de inflexión único. En el futuro, los que prosperarán serán aquellos que hayan sabido adaptarse al nuevo entorno. ¿Habrá en el futuro suficiente empleo para reubicar y reciclar a las personas que serán desplazadas por la automatización?. ¿Sería posible  establecer un sistema de reparto de la riqueza que sustituya al trabajo?

La digitalización y la robotización de millones de trabajos emerge como una tendencia inevitable. Y este proceso ya se ha cobrado múltiples “víctimas”, es decir, aquellas instituciones, sistemas y organismos que no son capaces de adecuarse a las pautas del nuevo escenario. Y entre estas “víctimas” podemos considerar la pérdida de muchos negocios y empleos que han dejado de ser útiles o necesarios.



Las empresas son cada vez más grandes (en términos de capitalización de mercado), más globales y potentes, sin embargo, son cada vez más pequeñas en términos del número de personas que emplean debido al incremento de la eficiencia. En los viejos tiempos, cada producto, lo realizaban muchas personas de muchas maneras diferentes en muchos lugares diferentes del planeta. Era un proceso ineficiente, pero daba empleo a mucha gente. Ahora, por ejemplo una misma silla de Ikea se puede vender en todo el mundo y no necesitamos tanta gente para su diseño y fabricación.

Prácticamente todas las industrias y sectores productivos han aumentado su eficiencia: ya no hace falta tanta gente como hace décadas para desempeñar el mismo tipo de trabajos. Y para completar el cuadro, hasta hace pocas décadas gran parte de las mujeres no trabajaban (y ese cambio debemos considerarlo como un gran logro social), y muchas manufacturas se hacían en el país, con mano de obra propia, y no deslocalizando empresas como en la actualidad.

Evolución de la tasa de actividad en España

El resultado es que cada vez hay menos trabajo disponible y los aspirantes a trabajar cada vez son más. Ante esta situación y dado que el efecto de la tecnología parece inevitable, deberíamos prepararnos para poder dar una solución a este problema, que pronto se nos presentará en toda su magnitud.

Si nos remontamos a épocas pasadas este proceso de cambio no es nuevo, de forma continuada desde el inicio de la Revolución Industrial, la industrialización y las máquinas fueron poco a poco sustituyendo la fuerza muscular de los humanos y de los caballos. La Era Industrial en gran medida consistió en hacer que los trabajos fueran lo menos importantes y especializados que fuera posible. El objetivo de tecnologías como la línea de producción no era tanto hacer la producción más rápida como hacerla más barata, y a los trabajadores más sustituibles. Ahora que estamos en la era digital, en parte estamos utilizando la tecnología de la misma manera: para aumentar la eficiencia, reemplazar a más gente que pasa a ser prescindible, e incrementar los beneficios.

Muchos trabajos ya han sucumbido y otros sectores pronto empezarán a notar su efecto, el imparable incremento de la potencia de cálculo de los ordenadores, la evolución de la inteligencia artificial y el papel preponderante de internet en el día a día nos dibuja una perspectiva en la que muchos sectores profesionales no tendrán más remedio que adaptarse si quieren sobrevivir al proceso. 

Algunos ejemplos del impacto de la automatización 

Actualmente la explosión de la fotografía digital, los smartphones y un pequeño grupo de personas en Instagram o Flickr, son capaces de hacer caer a un gigante como Kodak y dejar a sus miles de empleados sin trabajo. La caída del rey de la fotografía analógica es un emblema del fin de una época. Pese a que en los últimos tiempos Kodak trató de adaptarse a la fotografía digital la gente hizo el cambio antes de darles tiempo a modificar sus modelos de negocio. Kodak siempre vendió cámaras, pero su verdadero negocio estaba en el revelado de las películas. Durante las décadas de dominio del mercado por parte de Kodak, la empresa construyó una vasta infraestructura especializada de maquinaria, equipos y técnicas de fabricación, distribución de película y papel fotográfico. Todo eso ha dejado de ser relevante en 2012 y su bancarrota ha sido cuestión de tiempo.

Evolución de la venta de películas y cámaras en los últimos años

No es el único caso hay, muchos más. Un caso interesante es el de las oficinas de correo, que año con año, desde hace una década, han visto cómo el número de usuarios que recurren a sus servicios va desplomándose. En el caso de la oficina estadounidense de correos, el U.S. Postal, ha perdido tantos usuarios que incluso valora la posibilidad de cerrar a corto plazo, lo cual dejaría sin empleo a casi un millón de personas. El verdadero responsable es el email. La gente envía un 22% menos correo de lo que hacía hace cuatro años, eligiendo pagar mediante factura electrónica y prefiriendo otros medios de comunicación en Internet antes que sobres y sellos. 

El periodismo es otro sector en peligro. Está en un proceso de crisis mundial sin precedentes y debe reinventarse a todos los niveles, y no se debe a la crisis económica, se debe a internet y a la democratización del acceso a la información que han cambiado por completo el panorama de su profesión. Los periódicos están sobreviviendo a duras penas. En los viejos tiempos, para cada evento de prensa, había cientos de periodistas que escribían sobre la misma historia de sus periódicos locales. El periódico físico era casi el único medio por el que la gente se enteraba de lo que sucedía en el mundo.



Actualmente los modelos de negocio que funcionan en el periodismo son los de la era predigital. Y hoy ya vivimos en la era digital en la que el acceso a la información es instantáneo y no implica costo, no hay ninguna razón por la cual cientos de periódicos deban escribir y publicar sus propias versiones de la misma historia. Antes la prensa tenía el valor del acceso a la información en exclusiva, algo de lo que el ciudadano normal carecía, hoy si algo sobra es información (webs, blogs, twitter...). El periodismo siempre será necesario pero necesita adaptarse a los nuevos tiempos si quiere seguir manteniendo el mismo volumen de empleo.



La aplicación de la informática, la automatización y la tecnología en nuestro día a día acaba de comenzar realmente, vamos hacia un futuro en el que haremos los pedidos por Internet y donde la única intervención humana será la nuestra. Un futuro en el que habrá cintas transportadoras para la comida en vez de camareros, donde las cajeras de los grandes supermercados sean sustituidas por sistemas de scaneado, donde las oficinas virtuales, los bancos on-line sean la alternativa al cierre masivo de sucursales bancarias, las máquinas expendedoras de comida y bebida, incluso  sistemas expertos que actúen como abogados en base a un conocimiento previo convenientemente procesado. Quizás muchas de estas cosas nos parezcan lejanas pero son planteamientos que ya se están produciendo y pronto se empezarán a aplicar, una muestra:

Incluso el modelo chino de desarrollo basado en mano de obra con sueldos irrisorios, condiciones laborales esclavistas, ausencia completa de protección medioambiental o de seguridad, se está viendo afectado por el auge de la automatización, pues los robots no se suicidan, ni pasan penurias, fatigas o conflictos, no tienen hijos que mantener y cuando ya no sirven se tiran a la basura (desgraciadamente en ese sentido, sí hay más similitudes...). Una muestra: el mayor fabricante mundial de componentes electrónicos, el taiwanes Foxconn, que tiene empleados del orden de 1 millón de trabajadores en China, va a instalar del orden de 1 millón de robots en los próximos 3 años para reducir su mano de obra en China

El ludismo y la falacia de los luditas

En este contexto han empezado a surgir, principalmente entre los sectores profesionales afectados, grupos neoluditas que consideran la tecnología será la culpable del deterioro de las condiciones laborales y sociales. Este movimiento es la versión "evolucionada" del ludismo, un movimiento obrero que adquirió auge en la Inglaterra del siglo XIX a partir del odio hacia las máquinas y el llamado desempleo tecnológico. Sus seguidores se llamaban ludistas o luditas (luddites en inglés), nombre que tomaron del líder del movimiento, Ned Ludd, que fue el primero en romper un telar como protesta. El ludismo representaba las protestas de los obreros contra las industrias por los despidos y los bajos salarios ocasionados por la introducción de las máquinas. 

Luditas atentando contra máquinas de vapor

La economía ortodoxa siempre ha rechazado este hecho utilizando la llamada falacia de los luditas, que afirma que incluso si un sector concreto pierde trabajadores por culpa de la automatización esa pérdida quedará compensada por la creación de otra industria, la que se encargue de la fabricación de esas  máquinas y la encargada de su reparación (u otras industrias que produzcan otro tipo de bienes diferentes) que absorberán los trabajadores perdidos en un sector concreto. Y aunque pasar de un sector a otro requiere un reciclaje laboral, no necesariamente sencillo y no es siempre cierto que el sector de fabricación y el de reparación pueda compensar los despidos, la verdad es que durante el siglo XIX y el siglo XX la progresiva automatización del trabajo no ha repercutido negativamente en la empleabilidad de la población, la productividad ha ido en incremento y ha existido suficiente trabajo a grandes rasgos para ocupar a toda la población activa. Pero... ¿sucederá lo mismo en el siglo XXI?

Reestructuración y reciclaje del trabajo

Hay quien argumenta que no, que ese punto de inflexión ya ha llegado. Nos gusta creer que la respuesta apropiada es entrenar y educar a los humanos para que realicen un trabajo más especializado. En lugar de recoger los pagos del peaje, el trabajador entrenado arreglará y programará los robots que recogen los peajes. Pero la realidad es que la tecnología sustituye a mucha más gente de la que se necesita para programarla y diseñarla. En 1900, los trabajadores agrícolas pudieron entonces emigrar de los campos a las fábricas e incluso ganar salarios más altos en el proceso. Hoy esa evolución no está tan clara y de existir alguna esperanza esa debe depositarse en los empleos científicos y tecnológicos, la innovación, en aprender nuevas habilidades acordes a los tiempos y necesariamente en la mejora de la educación.



Brillante presentación de Sir Ken Robinson acerca de la necesidad de cambiar los paradigmas educativos



Por ello cada vez se hace más imprescindible aumentar la educación de la población y mover la fuerza de trabajo hacia áreas de mayor valor, y ese mayor valor sólo se adquiere con más formación académica y con empresas y empleos innovadores que sepan adaptarse al siglo XXI. Seguirá habiendo trabajo, pero los empleos van a ser distintos a medio y largo plazo. Antes se necesitaban obreros para trabajos físicos y con una formación básica era más que suficiente. Ahora, cada vez más, se necesita gente con ciertos conocimientos técnicos. El ejemplo de las bajas tasas de paro actuales en los países que más han apostado por la tecnología y la educación, incluso en un escenario de crisis global debería hacernos reflexionar sobre el camino que hay que seguir de cara al futuro.

Las tecnologías de la información y la comunicación (las TIC) están llamadas a constituir un punto de inflexión, como en su día fue la electricidad, al tener la capacidad de cambiar radicalmente los modelos de negocio y aumentar la productividad en muchos sectores diferentes. Los avances que parecían imposibles hace unos años, como los coches totalmente autónomos o la traducción automática de alta calidad, son ahora realidades, o pronto lo serán. Y hay buenas razones para pensar que las TIC tan sólo están empezando a desarrollarse, el horizonte es enorme y fascinante.

                    

Muchos han sido capaces en tiempo record de crear nuevos trabajos rentables y modelos de negocio exitosos en este nuevo contexto, pensemos por ejemplo en Google, Apple, Facebook, Twitter o Amazon. Tecnologías revolucionarias requieren  nuevas formas de combinar trabajo y capital para obtener ganancias. Pero eso no quiere decir que en el futuro todos los empleos deban estar relacionados con la tecnología, por ejemplo se considera que algunos empleos de baja cualificación no tienen malas perspectivas (incluyendo trabajos de limpieza, jardinería, salud en el hogar, cuidado de niños o seguridad) ya que generalmente son puestos que requieren de una cierta interacción personal para lo que el ser humano sigue aportando ventajas. En algún momento, los robots serán capaces de cumplir estas funciones, pero hay pocos incentivos para robotizar estas tareas, además habrá gran cantidad de personas  dispuestas a trabajar por bajos salarios.


Si ahora tratamos de tomar una perspectiva más amplia veremos que hoy en día la gran mayoría de nosotros estamos haciendo trabajos que ningún agricultor del siglo XIX podría haber imaginado. Y aunque hoy nos resulte difícil de creer se estima que antes del final de este siglo, el 70% de los trabajos actuales serán reemplazados por la automatización.


El MIT por ejemplo ha identificado una serie de profesiones en clara situación de vulnerabilidad: secretarias, taquígrafos, mecanógrafos, contables, gestores empresariales y archiveros. Pierden peso las ocupaciones relacionadas con trabajos manuales tanto cualificados como no cualificados, así como aquellas relacionadas con puestos administrativos. Además, en el sector servicios, han observado que a medio plazo corren peligro de extinción profesiones como la de los cajeros de bancos o supermercados, los farmacéuticos, los empleados de correos o los carniceros. Y son sólo algunos ejemplos de los muchos más que podrían darse.

Imagen vía @sintetia


La siguiente imagen clasifica con claridad los diferentes tipos de trabajos y resulta de utilidad a la hora de ilustrar el proceso gradual de reemplazo laboral que provocará la robotización.




En el cuadrante A tendríamos los trabajos que actualmente hacemos los seres humanos, pero que los robots pueden hacer aún mejor. Los seres humanos pueden tejer telas de algodón con gran esfuerzo, pero los telares automáticos pueden hacer tela perfecta de forma mucho más barata y eficiente. El cuadrante B agruparía los puestos de trabajo que los humanos no pueden hacer, pero en cambio sí pueden los robots. Un ejemplo trivial: Los seres humanos tienen problemas para hacer un tornillo de latón sin ayuda, pero gracias a la automatización se pueden producir miles de ellos por hora.

El cuadrante C estarían los nuevos puestos de trabajo creados por la automatización. Con la ayuda de robots y la inteligencia computerizada podemos hacer cosas que nunca pensábamos hacer hace 150 años. Podemos eliminar un tumor en el intestino a través de nuestro ombligo, grabar un vídeo de nuestra boda o programar una aplicación para un smartphone. En ese contexto debemos tener en cuenta que la propia automatización también va a generar demanda de nuevas profesiones-ocupaciones que no hubiésemos imaginado en el pasado. Es una apuesta segura pensar que el grueso de profesiones que existirán en el año 2050 dependerá en gran medida de automatizaciones y máquinas que no se han inventado todavía.


          


Otro reciente estudio encargado de evaluar el impacto de la automatización en el trabajo llegó a la conclusión tras analizar 702 ocupaciones que en las próximas dos décadas el 47% de los empleos (en Estados Unidos) están en peligro de desaparecer. La automatización se daría en ocupaciones altamente rutinarias que consisten en tareas que siguen procedimientos bien definidos que se pueden realizar por algoritmos sofisticados. Por ejemplo, los procesos de fabricación. Cuesta automatizar ocupaciones de bajo nivel en el sector servicios que requieren flexibilidad y adaptabilidad física.




También cuesta automatizar empleos de alto nivel cognitivo y creativo. Quizá los que menos sean susceptibles de automatizar sean los que requieren destrezas sociales. Los ordenadores no han comenzado a mostrar aún sus habilidades sociales. Como corolario, el trabajo concluye que cuanto más bajo el salario y el nivel educativo, más riesgo de automatización.



Pero en cualquier caso una visión cada vez más extendida es que no será posible crear el suficiente número de nuevas empresas y nuevos empleos, a un ritmo lo suficientemente rápido para poder reubicar a las personas que serían desplazadas por la automatización masiva. Los trabajadores o profesiones asociadas a las nuevas tecnologías que surgirían sólo representarían una pequeña fracción del empleo.



¿Qué nos deparará el futuro?

El hecho es que la solución no pasa por un resurgir del neoludismo, sino por apostar más aún por la tecnología y ser capaces de abrirse a nuevos modelos de negocio y organizativos. Un cambio de paradigma provocado en gran medida por las capacidades que ofrece la tecnología en todos los aspectos de nuestras vidas. Una tecnología que está enmarcada en modelos de negocio obsoletos en gran medida.




No es posible un retroceso y además no tendría sentido (pensemos en la producción de medicamentos y tantas cosas positivas para la vida humana), sino que hay que pensar que este desarrollo sirva no sólo para que una cada vez más exigua minoría de la población acapare toda la riqueza, mientras que la mayoría se vea condenada a la pobreza. La última década ha visto el crecimiento más rápido de la productividad desde la década de 1960, pero los salarios promedio y el empleo se han estancado, dejando a millones de personas en peor situación relativa. Esto presenta una paradoja: si la tecnología y la productividad se mejora tanto ¿por qué millones de personas en el mundo desarrollado se quedan atrás?. Cada vez se crea mas abundancia, pero menos gente puede acceder a ella. La evolución de las mejoras tecnológicas, hasta ahora, no ha ido seguida de una mejora ética, la tecnología se ha desarrollado con el fin de aumentar los beneficios por la reducción del trabajo humano. Quizás la automatización a gran escala sea, de hecho, una oportunidad para el ser humano, pero para ello se impone un cambio fundamental de las escalas de valores y en la forma en que nuestra sociedad opera.

¿Futuro sin empleos?

Pero hay quien plantea escenarios alternativos, es el caso de Douglas Rushkoff, analista socioeconómico, que se ha atrevido a cuestionar en un artículo publicado en CNN la misma naturaleza del trabajo. En realidad él se pregunta si en verdad el desempleo es un problema fundamental o en realidad se trata de una inercia que ya no necesariamente encaja en la vida contemporánea. Según sus propias palabras: “¿Desde cuándo el desempleo se convirtió en un problema? Entiendo que todos queremos nuestro salario, o al menos queremos dinero. Queremos alimento, techo, vestido y todas esas cosas que el dinero puede adquirir. ¿Pero de verdad queremos empleos?”. 

El hecho es que vivimos en una economía en la cual el objetivo ya no es la productividad, sino el empleo. Esto se debe a que en esencia tenemos practicamente todo lo que necesitamos. Occidente es lo bastante productivo como para dar abrigo, alimento, educación e incluso sanidad para toda su población, y para eso bastaría con que trabajara una fracción de los que ahora trabajamos. Según la FAO, hay suficiente comida como para darle a todos y cada uno de los habitantes del mundo 2,720 calorías al día, después de todo quizá no se trata de que no haya recursos para que todos vivamos.



Según Rushkoff nuestro problema no es que no tengamos suficientes cosas, es que no tenemos suficientes maneras para que la gente trabaje y demuestre que se merece estas cosas. "La pregunta que tenemos que comenzar a hacernos no es cómo emplearemos a toda esa gente que es reemplazada por la tecnología, sino cómo podemos organizar una sociedad alrededor de algo más allá del empleo. De lo que carecemos no es de empleo, sino de una forma de distribuir con justicia los bienes que hemos generado a través de nuestras tecnologías en un mundo que ya ha producido mucho más de lo necesario”. 

Si aceptáramos que el alimento y el hogar son derechos fundamentales de todo ser humano (existe suficiente de ambas cosas para que a nadie le falte), entonces el resto del trabajo que haríamos serviría para adquirir aquellas cosas que no son indispensables para nuestra existencia pero que sin duda la enriquecen.





Según otra visión alternativa dada por un pionero de la realidad virtual, Jaron Lanier, ya no necesitamos hacer cosas para hacer dinero. Podemos intercambiar productos basados en un intercambio de información. Parte de la base de la necesidad de disponer de una serie de derechos humanos básicos como la comida o el abrigo. A partir de ahí, el trabajo que hiciésemos, el valor que creásemos, sería más una actividad creativa que un "empleo". Podríamos crear juegos unos para los otros, escribir libros, resolver problemas, educarnos e inspirarnos los unos a los otros, todo a través de bits en lugar de 'cosas'. Y podríamos pagarnos los unos a los otros utilizando el mismo dinero que usamos para comprar cosas de verdad.

¿Dar lo básico para vivir a todo el mundo y convertir el empleo en una bonificación, más que en una obligación?. No podemos saber lo que nos deparará el futuro, pero no deberíamos descartar un escenario en el que el reparto de la riqueza no esté basado en el trabajo, pero esto será complejo y en parte peligroso de implementar.

35 comentarios :

  1. El artículo más interesante que he leído en mucho tiempo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Los trabajos de limpieza ya están siendo robotizados, en jardinería, salud en el hogar, cuidado de niños o seguridad, también!

    Como comentas en el articulo, haremos mas pedidos por Internet y entiendo que el envío de estos encargos dará lugares de trabajo, sin embargo estos también desaparecerán, porque en cada hogar tendremos impresoras 3D!

    En el los países emergentes crece el consumo exponencialmente pero esto no se va a traducir el lugares de trabajo en el sector de producción, los neoluditas creen que las cadenas de producción se reducirán y eso no es cierto! simplemente van a desaparecer completamente, al ser substituidas por impresoras 3D

    Parece apocalíptico, verdad?, en absoluto, como bien apuntas el sector servicios augmentarà, pero no en los sectores que comentabas (que ya están siendo robotizados) sino en nuevos trabajos, por ejemplo se popularizaran los asesores de gestión emocional... y servicios hasta ahora elitistas se "democratizarán", por ejemplo, decoradores... eso y un aumento considerable en investigación, en campos como el reciclaje, dará a lugar muchos trabajos.

    ResponderEliminar
  3. Es muy lamentable escuchar a los gobiernos de muchos paises desir estar preocupado por el alto desempleo cuando ellos mismo promueven la automatizacion de todos .Debemos nosotros como pueblo no promover cualquier tipo de sustitucion de un ser humano por una maquina.la tecnologia deve utilñizarse solamente para investigacion .Lo proximo que podemos esperar es la eliminacion de los mismo que apoyamos este crimen porque seremos una carga para los gobiernos Vamos a luchar por un mundo para todos ,no para algunos que se llenan los bolsillos con los despido de seres humanos.gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy tan seguro de eso, creo que todo aquello que pueda ser automatizado y ayude a simplificar la vida humana debería hacerse.

      El problema es que quizás debemos redefinir el concepto de trabajo, requiere un cambio en el marco mental de los últimos siglos.

      Eliminar
  4. Interesante y enriquecedor, por mi parte he leido y visto unos videos de una idea que a groso modo me parece lo mejor que le pueda pasar a este nuestro mundo, claro está, que es con relación a el nivel de automatización que se esta logrando y la no necesidad de tener un empleo sino de ser autosuficientes, ecologicos, y de dedicar la vida a lo que nos interese. Es el proyecto Venus www.thevenusproject.com

    Gracias, veanlo y veran que es super interesante y esperanzador.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen artículo, como complemento para alguien que maneje inglés: http://hplusmagazine.com/2011/02/14/adding-our-way-to-abundance/

    «Hay que acabar con la noción absolutamente engañosa de que todo el mundo tiene que ganarse la vida. Es un hecho hoy que uno de cada diez mil de nosotros puede hacer una innovación tecnológica capaz de sostener a todo el resto. La juventud de hoy tiene toda la razón en reconocer esta tontería de ganarse la vida. Seguimos inventando trabajos debido a esta falsa idea de que todo el mundo tiene que ser empleado en algún tipo de trabajo penoso, porque, según la teoría Malthusiano-Darwinista, él debe justificar su derecho a existir. Así tenemos inspectores de inspectores y personas haciendo instrumentos para inspectores para inspeccionar a los inspectores. El verdadero negocio de la gente debe ser volver a la escuela y pensar en lo que fuera que estaban pensando antes de que alguien se acercara y les dijera que tenían que ganarse la vida». Richard Buckminster Fuller

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto ese razonamiento, gracias por la aportación.

      Eliminar
  6. Muy buen articulo y muy currado. Gracias

    ResponderEliminar
  7. esta muy bien ,pero yo creo que es mas inmportante buscar soluciones que quedarse siempre en lo que nos queda por pasar, entonces tendremos que evolucionar y cambiar para adaptarnos

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante, he visto esa tendencia ya que trabajo en el área administrativa de una empresa de ventas, realmente no es muy alentador, sin embargo debemos hacer lo posible por educarnos más en la ciencia y tecnología.. Aunque dadas las circunstancias presentes, se nos viene un problema de orden mundial, ya que la calidad de educación está muy retrasada en algunos países, tanto como por parte del gobierno como por parte de la sociedad en si; nuestra juventud es cada vez más "estúpida" y tiene menos orientación hacia las ciencias, la curiosidad y la investigación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente ese es el futuro para quien quiera aportar valor en el mercado laboral, quien no apueste por esa vía a medio / largo tendrá problemas.

      Saludos

      Eliminar
  9. me pareció muy interesante este articulo lo cierto es nada puede sustituir la mano humana porque eso robots en cualquier momento por muy buenos que sean van a tener una falla o alguien que sepa hackear sus sistemas va tener la posibilidad que los robots los controle otra persona mas inteligente que el dueño. el no va poder saber resolver el problema porque tendrá que contratar a un especialista para resolver ese problema y si tiene muchos robots va resultar mas caro solucionarlo.
    piénselo a esta altura una persona que sepa usar sus habilidades de espionaje y hackeo puede incluso robar secreto industriales muy importante ahora comos la tecnología va avanzado también las amenazas del propio internet y las nuevas tecnologías. es el costo alto que tendrán que pagar las compañías si quieren apostarle a las nuevas tecnologías.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias. Me pareció un excelente articulo, abarcas todas caras del asunto y no te centras -como muchos otros artículos que leí- en la premisa: "La automatización nos dejara sin empleo"

    ResponderEliminar
  11. Excelente artículo, muchas gracias por la difusión de estas ideas. Es fundamental que cada vez más personas entiendan que no tiene sentido luchar contra la tecnología, que lo que debemos hacer es aprovecharla para evolucionar.
    Justamente es lo que se propone desde los impulsores de la Economía Basada en Recursos. Recomiendo mirar los documentales Zeitgeist Addendum, Zeitgeist Moving Forward, Paradise or Oblivion y Will work for free, todos disponibles online. Saludos y gracias nuevamente :-)

    ResponderEliminar
  12. Es poco común leer un análisis tan desarrollado en un blog, felicitaciones. Ahora bien, para seguir con la discusión: la solución propuesta al final de reconsiderar el rol del trabajo para que deje de ser la única forma aceptada de éxito social y que se comparten los frutos del progreso, no sólo es teórica sino que va en contra de el orden social humano.
    En efecto, el poder de mandar a los demás está necesariamente en manos de aquellos pocos que tienen la riqueza, la fuerza, la inteligencia, para poder ejercerlo. Y lo que caracteriza esta clase dominante, lejos de buscar el bien común, es incrementar su concentración de poder y riqueza y explotar laboralmente a los que trabajan para ellos. Y para aquellos que están poco a poco expulsados del sistema, los desempleados no capacidados para generar valor en la economía de hoy (es decir no son de interés para los dueños del sistema), surge una gran pregunta: qué querrá esta élite para ellos? esclavitud tipo Mundo Feliz? reducción mediante guerras, una epidemia? o dejandolos sin ayuda frente a los estragos de los cambios climáticos?
    En fin, nunca en la historia una minoría al poder lo ha dejado o ha cambiado sus valores para el bien de todos. O la automatización en manos de pocos lleva a una brecha sin salida entre una masa pobre y mal educada y una minoría rica, globalizada y tecnológica (como en la película Elysium), o el pueblo explotado reacciona de forma primitiva y violenta contra un supuesto progreso que sólo les perjudica.

    ResponderEliminar
  13. hola a todos y a todas, me gusto mucho tu articulo jesus, solo tienes que agregar tus fuentes de evidencia
    Ahora hay algo muy iinteresante que tu no nombrastes y es algo que una maquina no puede hacer simplemente copy/paste y son dos cosas: las emociones y las habilidades sociales. De hecho, eso es la razon que nos hace humanos.
    Pero, pero, a medida que la brecha ente la pobreza y la riqueza aumenta cada vez mas, como van a hacer las mega corporaciones en un futuro poder vender sus productos (por que ellos depende de las ventas) a una gran mayoria que son pobres y que nuevos roles asumiran este tipo de pobres (sera que se incrementara el crimen organizado, aumentaran mas los grupos de mercenarios, aumentaran las filas del ejercitos, inundaran profesiones de alto riesgo o de bastante serivicio y sacrificio, se incrementara el comercio informal y el uso de items genericos; en fin un monton de posibilidades) y en si hay una industria que nadie menciona pero se esta haciendo eco poco a poco que puede ser la tabla de salvacion para miles de millones de personas y es el MERCADEO EN RED. No es por hacerle publicidad a la industria, peros nuestro conocmiento y habilidades seran reemplazados de tal manera que no las podramos hacer, inclusive las olvidademos, por lo tanto, para alcanzar la nueva riqueza tendremos que ser nuestros propios empresarios y la riqueza sera basada en grupos o sociedes que pertenezcan a ciertas empresas, autoconsuman sus productos y de estas manera obtener los bienes y lujos deseados que ofrece la antigua industria.
    Si lo miran desde mi perspectiva esa sera la nueva economia del futuro, aqui no se estara reinventando la rueda, solo es el siguiente paso para una gran equidad humana.


    ¨Post data: acuerdense que se han detenido dos de los tres grandes arbitros de la raza humana que son: guerras (es el que falta), enfermedades y la muertes maternos fetales (desde el siglo pasado las detuvimos) y eso ha dado a un gran salto de la poblacion global; asi que otra alternativa para el futuro para que sea sostenible y tener una igualidad a nivel global pódria ser el control de la natalidad obligatorio. Eso si sera despues de la guerra mas grande de todos los tiempos (alguna guerra mundial ??? )

    ResponderEliminar
  14. Nos acabaremos matando. Aqui no todo el mundo vale para ser ingeniero

    ResponderEliminar
  15. Tienes un nuevo fan. Exquisita la forma en la que presentas toda esta información.

    ResponderEliminar
  16. Hello, I love reading through your blog, I wanted to leave a little comment to support you and wish you a good continuation. Wish you best of luck for all your best efforts.
    Tableau Guru
    http://www.sqiar.com/services/tableau-software-consultants/

    ResponderEliminar
  17. Me encanto! Lograste captar mi atención... Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Excelente la información muy concreta y con una presentación impecable

    ResponderEliminar
  19. Enohrabuena, excelente, de lo mejor que he leído. Buen trabajo para publicarlo en cualquier medio de comunicación le da cien vueltas a lo que se escribe actualmented

    ResponderEliminar
  20. ¡PAREMOS YA A LOS INDEPENDENTISTAS!18 de mayo de 2016, 15:51

    A LA ROBÓTICA HAY QUE PONERLE LÍMITES

    ResponderEliminar
  21. Es importante contratar personal idóneo y con amplia experiencia en la atención al público. No resulta una tarea sencilla y se presentan muchas situaciones que el empleado debe saber manejar. La colocación de Mamparas de oficina es también una gran alternativa

    ResponderEliminar
  22. Gracias por tan buen artículo

    ResponderEliminar
  23. Yo tengo la solucion y es un poco ortodoxa el estado deberia prohibir que los empresarios tengan robot para sus funciones y los ciudadanos arrendaran sus robots a los empresarios. Osea el robot trabajara por ti y tu le daras mantencion. Si. es idea que jamas pasara jajajja xd

    ResponderEliminar
  24. El futuro está en reinventarse en nuevos puestos de trabajo. Si que cabe la posibilidad de que la robotización venga quitar puestos de trabajo a los cuales, en este presente, estamos acostumbrados. Pero por supuesto que creará otros mucho más específicos. Pero también un negocio con futuro es, enseñar a nuestros jóvenes que la ciencia es parte de la educación y por eso han nacido nuevas y rentables franquicias para que podamos hacer el futuro mucho mejor.

    ResponderEliminar