jueves, 28 de abril de 2011

¿Cómo descubrir nuestra vocación?


“Cuando nos apasiona lo que hacemos y además tenemos la preparación adecuada para hacerlo bien, estamos en nuestro “elemento”, un estado en el que trabajamos sin cansancio y con gran creatividad” Ken Robinson

Entendemos por vocación a la tendencia que siente una persona hacia determinadas actividades, es una inclinación natural que manifestamos desde niños. Se relaciona con las habilidades específicas, las capacidades y las posibilidades económicas y sociales, así como también con las oportunidades que brinda el contexto.

Aunque es cierto que la situación económica actual es complicada y que muchas personas se encuentran desesperadas por encontrar empleo con independencia de sus preferencias, nunca debemos perder de vista lo importante que resulta descubrir en qué tipo de trabajos podríamos sentirnos más completos y realizados como personas.


"Crossroads" (C) by www.martin-liebermann.de  
Todos nacemos con unas aptitudes personales especificas y diferentes a las de los demás. Si conseguimos poner el foco en esas aptitudes, desarrollaremos un talento. Para que esto ocurra, sólo debemos alinear nuestras inclinaciones personales con esa aptitud. Hacer que confluya lo que hacemos bien con lo que nos gusta. La formula parece fácil, ¿por qué entonces no podemos encontrar el foco? ¿por qué mucha gente no está satisfecha en su trabajo o por qué está tan distanciado lo que nos gusta de a lo que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo?

La suma mágica de capacidad y vocación la vemos con frecuencia en deportistas, científicos, artistas … Y también la vemos a diario en gente corriente, personas como nosotros que sin necesidad de salir en la prensa o ser reconocidas por la calle, son felices habiendo encontrado esa actividad satisfactoria. Hombres y mujeres que han encontrado el sentido a eso que hacen bien, a eso que disfrutan haciendo.

Ken Robinson y el Elemento

Ken Robinson, experto mundial en creatividad, innovación y recursos humanos considera que la forma más elevada de inteligencia es la creatividad y que ésta no es patrimonio de una élite artística, sino que todos nacemos con ella y podemos desarrollarla. La inteligencia humana es heterogénea (muchas maneras de pensar al mundo), dinámica (usamos diferentes partes de cerebros siempre) y peculiar (cada uno tienen sus puntos fuertes).




Según Robinson, esa vocación o "El Elemento" tal y como lo denomina es el punto de encuentro entre las aptitudes naturales y las inclinaciones personales. Muchas personas tienen un interés centrado claramente desde que son niños, lo desarrollan a lo largo de su crecimiento y no les resulta difícil encontrarlo; sin embargo otras tienen intereses y habilidades múltiples que de alguna manera les dificultan encontrar ese espacio en el que desempeñarse. Estar en tu elemento significa que haces algo que comprendes de manera natural, para lo que tienes aptitudes. Pero estar en tu elemento es más que eso, porque hay muchas personas a las que se les dan bien cosas que no les gusta hacer. Para estar en tu elemento, tiene que encantarte lo que haces; la clave es la pasión.

Hay personas que necesitan un ritmo de trabajo frenético y lo disfrutan, otros se pasan el día meditando, y tal vez los observes y pienses: «¿Cómo lo hacen? ¡Yo me moriría de aburrimiento!», pero de ahí es de donde sacan ellos su energía. Según Robinson un padre que quiere saber qué aconsejarle a su hijo debe observarle primero. No al mundo que lo rodea, sino al niño o niña primero, para ver qué le inspira, qué capta su atención… ¿Quién es? ¿Cuáles son las cosas que le entusiasman? ¿Cuáles son las cosas por las que se siente atraído, o las cosas que le provocan rechazo?




Ken Robinson expresa que no hay una fórmula rígida pero que hay dos condiciones para estar en él. Las características son: capacidad y vocación. Las condiciones son actitud y oportunidad. La secuencia es más o menos así: se necesita una facilidad natural para hacer una cosa; es una percepción intuitiva o una compresión de qué es algo, cómo funciona y cómo utilizarlo. Pero no es únicamente una cuestión de capacidad natural. Muchas personas son buenas en algo por naturaleza pero no se sienten atraídos por desarrollarse en ese tema. Para estar en tu Elemento necesitas algo más: apasionarte. Las personas que están en su Elemento encuentran gran deleite y placer en lo que hacen. No es más que la suma de tu pasión (aquello que te gustar hacer) con tu talento (aquello que haces de manera natural).

A menudo, estar en tu Elemento significa relacionarte con otras personas que compartan las mismas aficiones y tengan el sentido común de comprometerse. En la práctica, esto significa tratar de encontrar oportunidades que te permitan explorar tu aptitud en campos diferentes.

Capacidad es la facilidad natural para hacer una cosa, Vocación es sentir pasión por hacerlo, Actitud es la perspectiva personal que tenemos de nosotros mismos (carácter, espíritu, auto estima, expectativas) y Oportunidades es exponerse a personas con las mismas aficiones.



Hacer lo que amamos puede implicar todo tipo de actividades imprescindibles: cosas como estudiar, organizar, planificar, entrenar, etc. E incluso cuando estamos haciendo aquello que amamos, pueden darse frustraciones, decepciones y momentos en los que sencillamente no funciona o no cuaja. Encontrar tu elemento puede ser un desafío en muchos planos. A veces el desafío está en el interior de uno mismo, en la falta de confianza o el miedo al fracaso. A veces la verdadera barrera la forman las personas cercanas a ti y la imagen y las expectativas que tienen de ti. Otras veces los obstáculos no son las personas que conoces sino la cultura general que te rodea. Es probable que te encuentres envuelto en una red de obligaciones sociales y expectativas que, de forma tácita, pongan límites a tus ambiciones.

Ser bueno en algo y que te apasione es imprescindible para encontrar el Elemento. Pero no es suficiente. El Elemento también es una cuestión de actitud. A menudo, requiere de la ayuda y orientación de otras personas. A veces esta viene de alguien que ve algo en nosotros que nosotros no vemos, a veces procede de una persona que hace salir lo mejor de nosotros. Los mentores y coaches suelen desempeñar alguno de los cuatro papeles siguientes, si no todos. El primero es el reconocimiento. Los mentores reconocen la chispa de interés o la fascinación, y pueden ayudar a un individuo a ejercitar los componentes específicos de la disciplina que concuerde con la capacidad y la pasión de esa persona. El segundo papel de un mentor es estimular. Los mentores nos llevan a creer que podemos conseguir algo que, antes de conocerlos, a nosotros nos parecía improbable o imposible. No nos permiten sucumbir a la falta de confianza en nosotros mismos durante demasiado tiempo, ni a la idea de que nuestros sueños son inalcanzable. Están cerca para recordarnos las habilidades que poseemos y lo que podemos llegar a conseguir si continuamos trabajando duro. El tercer papel es el de facilitar. Nos aportan consejos y técnicas que nos allanan el camino. El cuarto papel es el de exigir. Los mentores eficaces nos empujan más allá de lo que nosotros consideramos que son nuestros límites.



Muchas personas actúan a nivel profesional en los campos de especialización que aman pero escogen no ganarse la vida de esa manera. Estar en tu Elemento no quiere decir necesariamente dejar lo demás y dedicarte a ello a tiempo completo todos los días. Para algunas personas, en ciertas etapas de su vida, simplemente no es práctico dejar su trabajo o sus obligaciones para ir en pos de lo que les apasiona. Otras personas escogen no hacerlo por un montón de razones. Para estar en tu elemento no es necesario dejar todo lo demás y dedicarte a ello a tiempo completo todos los días. Mucha gente se gana la vida haciendo una cosa, y luego saca tiempo y espacio para hacer lo que de verdad les gusta. Hacer lo que te encanta y que se te da bien aunque sea durante un par de horas a la semana puede ayudarte a que todo lo demás sea más llevadero.


A veces completamos o desarrollamos esas pasiones en nuestro tiempo libre, por ejemplo, el simple hecho de escribir y tener este blog es algo que personalmente me resulta gratificante y está muy relacionado con mis inquietudes y preferencias personales. Me divierte desarrollar y tratar temas que siempre me han resultado de interés. Disfruto haciéndolo y no busco ni pretendo mayor recompensa.

Todos tenemos una capacidad única, un potencial único. Normalmente no es preciso ir muy lejos para encontrar la vocación de nuestra vida. Podemos continuar desarrollando la actividad actual pero centrando más atención en nuestros talentos y potencialidades. Algunos trabajos se adecuan más que otros a la vocación, pero toda circunstancia profesional nos da oportunidades de exteriorizar el talento.

Sólo lograremos disfrutar de nuestro trabajo si lo desarrollamos como una vocación.

Identificación del perfil vocacional

¿Existe en la actualidad algún método o forma orientativa de definir nuestro perfil vocacional? Las orientaciones básicas de la personalidad de Holland representan un conjunto de tipos de personalidad descritos en una teoría de orientación vocacional y elección profesional formulada por el psicólogo John L. Holland. En su teoría Holland, sostuvo que "la elección de una vocación es una expresión de la personalidad" y que el factor de las seis tipología que articula podría ser utilizado para describir personas y ambientes de trabajo. Su modelo ha sido adoptado por el Departamento de Trabajo de EE.UU. para la clasificación de puestos de trabajo en relación con los intereses.


La teoría de Holland no supone que una persona es sólo de un tipo o que son "sólo seis tipos de personas las que existen." Asumió que cualquier persona podría decir que tienen intereses asociados a cada uno de los seis tipos en un orden descendente de preferencia.

En la presentación de su teoría, Holland representa gráficamente los seis tipos en forma de hexágono. Esta representación gráfica sirve para describir la correlación empírica determinada entre los tipos. En conjunto, las orientaciones básicas de la personalidad de Holland se suelen denominar como: RIASEC.



INVESTIGADOR

El término «investigador» hace referencia a la necesidad de resolver problemas, de investigar, de buscar información y de entender mejor su entorno. Una persona investigadora le da más importancia a las actividades intelectuales.

Actividades: innovar, analizar información, descubrir recursos, investigar, profundizar, relacionar, atar cabos, buscar, traducir.

Trabajos: Ciencias de la computación, Economista, Ingeniero, Finanzas, Abogado, Matemáticas, Farmacia, Medicina, Químico, Biólogo, Arquitecto, Farmaceútico, Profesor (todos los campos), Psicólogo, Psiquiatra, Ciencia, Estadística, Cirujano

REALISTA

A una persona del tipo «realista» le gustan las actividades físicas y/o manuales, ejercer acciones concretas, llevar acabo experimentaciones. Es alguien más bien paciente, minucioso, constante y resistente.

Actividades: construir, arreglar, desarrollar, poner en funcionamiento, definir entornos, resolver problemas

Trabajos: Agricultura, Arqueología, Arquitecto, Astronauta, Atleta, Chef, Ciencias de la computación, Conductor, Ingeniería eléctrica, Ingeniero, Bombero, Jardinero, Tecnología de la información, Artes marciales, Mecánico / Automóviles, Construcción de maquinaria, Farmacia, Piloto, Policía, Soldado, Veterinario



CONVENCIONAL

El término «convencional» hace referencia a la preocupación por el trabajo organizado y meticuloso, a la aplicación de principios y reglas establecidas. Para un «convencional», resulta más fácil supervisar a su equipo y velar por que se respeten los procedimientos que iniciar un proyecto o gestionar las urgencias.

Actividades: manejar objetos, calcular, organizar, procesar, ordenar, acertar en sus acciones.

Trabajos: Contable, Administrativo, Banca/inversión, Negocios, Secretariado, Bibliotecario, Recursos Humanos, Escritor técnico

ARTISTA

El término «artista» hace referencia a las actividades artísticas (música, diseño, arte, danza, etc.) pero también, de manera más general, a la necesidad de expresar sus ideas, sus sentimientos y de ser creativo en su trabajo. El artista no se contenta con una función intelectual y puramente conceptual; al contrario, incluye involucrarse en la fase de realización.

Actividades: romper moldes, crear, componer, diseñar, moverse por el espacio, actuar, buscar nuevas posibilidades, ver las cosas desde una perspectiva global, escribir, crear humor.

Trabajos: Actor, Escritor / Poeta, Bailarina, Pintor / diseñador gráfico, Músico, Esteticista, Humorista, Compositor, Diseño de ropa



SOCIAL

Una persona de tipo «social» desea ayudar a los demás. La aptitud relacional es primordial y para ello es necesario expresarse con facilidad y tener el sentido de la colaboración. Una persona «social» es atenta con los demás, paciente y comprensiva.

Actividades: transmitir alegría, desarrollar ingenio, crear relaciones, fevorecer el diálogo, conseguir participación, ocuparse de los demás, curar heridas, ayudar a superar obstáculos, resolver disputas, enseñar a los demás.

Trabajos: Terapeuta, Niñera, Vigilante, Asesor en Salud Mental, Educación, Enfermera, Nutricionista, Médico, Profesor, Psicólogo, Recepcionista, Trabajador Social, Maestros, Encargado (negocio), Logopeda

EMPRENDEDOR

El término “Emprendedor” hace aquí referencia a la necesidad de aventura y de toma de riesgos, al deseo de persuadir, influenciar, o dominar a los demás, etc. Una persona “Emprendedora” privilegiará las funciones comerciales u otras profesiones que también apelan a la iniciativa como la profesión de abogado, periodista, granjero, etc.

Actividades: explorar nuevos caminos, establecer acuerdos, gestionar, abrir puertas, convencer, vender activos intangibles, mostrar su capacidad, delegar en otros, emprender actividades.

Trabajos: Administración, Negocios, Comunicaciones, Seguros, Banca de Inversiones, Periodismo, Derecho / Política, Marketing / Publicidad, Consultor de Gestión, Salud Pública, Publicaciones, Relaciones públicas, Venta al por menor, Agente de Bolsa, Agente de viajes, Vendedores



Por lo general una persona sólo se ve reflejada en dos o la sumo tres patrones dominantes que son los más relevantes de cara a la orientación profesional. Un ejercicio interesante sería quedarnos con las cinco actividades de esos patrones dominantes que más nos motiven y nos hagan disfrutar, aquellas actividades que durante nuestra vida más hemos exteriorizado y buscado por voluntad propia y sin coacciones en nuestro tiempo de ocio.

Así por ejemplo en mi caso mi perfil predominante sería el de investigador, seguido del convencional, y las cinco actividades que seleccionaría se combinarían en una que integrase la posibilidad de analizar información, investigando, relacionando, organizando y efectuando cálculos.



Debería valorarse si se tiene la opción de desarrollar ese talento en el trabajo, generalmente no es necesario realizar un cambio brusco, puede ser posible reubicarse, readaptarse o darle otro enfoque. Sin duda y enlazando el tema con la opinión de Ken Robinson es muy conveniente que todos pongamos en práctica esa vocación junto a nuestros talentos naturales (podrían ser por ejemplo la capacidad matemática y lógica, de razonamiento, el deseo de aprendizaje...). Cuando el trabajo no guarda relación ni con nuestra vocación ni con nuestros talentos éste tiende a convertirse en una carga.



Para determinar nuestras pasiones personales debemos observar cuales son los temas sobre los que más hablamos, leemos o nos interesamos con asiduidad, si el trabajo implica también esas pasiones junto con la vocación mejor aún. Una vez descubierta la vocación su desarrollo consiste en realizar las actividades diarias a la luz de esa tendencia natural.

En el trabajo además siempre deberíamos estar rodeados de un entorno en el que nuestros valores básicos puedan expresarse y no estén en conflicto. Algunas personas alcanzan el sentido vocacional gradualmente, otras lo descubren en un instante y otras tienen la suerte de conocer desde siempre su vocación.

Test online recomendado

Antes de terminar el post querría mencionar también un excelente servicio online gratuito denominado Sokanu que recomiendo a todos los interesados en el tema. Después de realizar varios tests (en inglés) con infinidad de preguntas, ofrece una lista de las profesiones que mejor se adaptan a nuestra personalidad, intereses y aptitudes. Cada opción mostrada tiene un porcentaje proporcional a la adaptación con nuestra personalidad descrita. A continuación muestro un ejemplo del listado de actividades profesionales que sugeriría para mi caso particular la página. Sin duda estamos ante una fantástica herramienta de orientación profesional plenamente recomendable.

Ejemplo de actividades profesionales sugeridas por Sokanu


50 comentarios:

  1. Hola esta muy interesante el articolo, y creo que ha muchas personas seriviria una guia con este modelo.

    Gracias por compartilo

    ResponderEliminar
  2. Extraordinario!!! no te imaginas cuanto me ayudo tu articulo! ya que me habia tomado un tiempo para decidir que hacer con mi vida y esto me aclaro muchas cosas.

    ResponderEliminar
  3. Un placer servir de ayuda, Axel, muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Que interesante, me ayudo a confirmar mis sospechas jejeje

    ResponderEliminar
  5. Gracias me fue de gran ayuda, habemos personas que sabemos lo que no nos gusta o lo que no haríamos, pero aún a pesar de los años y experiencias vividas desconocemos aquello que realmente nos apasiona y para lo cual tenemos natural talento.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartirlo,espero pronto decidirme por mi verdadera vocacion

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por compartir esta información, tan interesante y tan recomendable para tod@s.
    Yo tengo la suerte de encontrarme en mi elemento, desde hace un tiempo y realmente puedo afirmar por experiencia, que CUANDO DESCUBRES TU PASIÓN TE CAMBIA TODO...
    Utilizaré tu artículo (si no te importa) en alguna de mis sesiones de biodanza... Me parece muy biodancero.
    Ah... mi pasión y mi trabajo... (mi elemento) es BIODANZA.
    Un abrazo. Marian.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias @sunshine24seven, @Paola, @Marian

    ResponderEliminar
  9. muy interesante la publicación,es sumamente útil, espero encontrar mi Pasión, muchas Gracias por Vuestro aporte!. Julio

    ResponderEliminar
  10. Muy buen artículo, la información entregada es muy interesante y se nota que hiciste un trabajo de investigación y análisis en relación a las ideas de Robinson. Además, incluyes experiencias propias para ilustrar el tema a tratar

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por brindar toda esta información, me aclaró muchas dudas, actualmente estoy pasando por una crisis y no sabía como seguir con mi vida porque no encuentro lo que me apasiona; la verdad que esto me ayuda mucho y voy a poner en práctica lo que aconsejas.
    Espero pronto encontrar lo que realmente me hace feliz y no me cuesta hacer, para así poder dedicarme a ello y tratar de vivir de ello.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! ¿Qué tal? Me ha gustado muchísimo este artículo porque aporta información relevante, es claro e ilustrativo. Desde hace meses que acarreo una "crisis vocacional" que me genera excesiva angustia y, en consecuencia me es dificultoso ver con claridad mis capacidades. No obstante, voy a tomar la sugerencia de seleccionar algunas de las actividades de los patrones con los que me identifico e intentar aproximarme a mi "elemento".

    ¡Saludos desde Córdoba, Argentina!

    ResponderEliminar
  13. excelente artículo! muchas gracias!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. mil gracias, lo que ahora he leído es clave para tomar decisiones sobre mi vida, me ha servido de mucho , me ha aclarado el panorama

    ResponderEliminar
  15. Gracias por compartir estas ensenanzas. Tu articulo ha sido una guia para darme a conocer a mi misma.
    Yo tambien me encuetro atrapada en un crisis de identidad profesional y desesperadamente buscaba un camino simple de por donde empezar la busqueda de mi elemento.
    Ampliamente recominedo este articulo!.

    ResponderEliminar
  16. Hola. Buen artticulo..
    Soy seguidor de Sir Robinson, y apasionado de este tema, precisamente porque no encuentro el modo de apasionarme con nada, jje, curioso verdad?
    Tengo la sensacion de que te sudece lo que a Ken,esto es, dejar igual de perdido al que esta perdido, y darle informacion valiosa para el que no lo esta......

    ResponderEliminar
  17. Estupendo articulo, pero en mi caso hace que esté más desconcertada pues escribes que capacidad es la facilidad natural para hacer una cosa y vocación es sentir pasión por hacerlo. Pero es que no todo el mundo tiene la oportunidad de probar de todo para descubrirlo!
    Me cuestiono si sólo podemos ser capaces y tener vocación de entre las cosas que hemos realizado en nuestra vida.

    Aun así me gusta tu articulo y que pena no haberlo leído 22 años atrás, porque por más que se diga, luego no es tan fácil retomar o iniciar unos estudios. No quiero ser pesimista, pues yo hablo como madre de familia y con una hipoteca y todo eso que muchos sabéis.
    Vaya cháchara estoy soltando!! Animo a los que estáis buscando y a jpgfonseca, gracias por hacer este tormento que tienen cantidad de chicos en el momento de elegir el camino de sus estudios.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estibaliz,

      Comprendo perfectamente tu opinión, desde luego no es nada sencillo encontrar ese campo profesional que nos apasione y en el que también poder sacar partido a nuestras aptitudes, es decir, que seamos buenos en ello.

      En primer lugar no es siempre algo evidente ni que salte a la vista, puede requerir como bien dices de un proceso de "prueba y error" amplio en el que valorar y experimentar diferentes vías profesionales o académicas, pero nuestro tiempo y vida no son infinitas de ahí que muchas veces no se pueda descubrir esa actividad y haya que quedarse si no con la óptima si con la mejor de entre las posibles o accesibles para nosotros.

      También estamos condicionados por factores externos, si bien a los 18-20 años podemos experimentar y tratar de descubrir esa campo idóneo sin presión ya no resulta tan sencillo a edades más avanzadas donde otras responsabilidades y obligaciones posiblemente bloqueen ese intento de buscar más realización profesional... Eso no quiere decir que a ciertas edades no se pueda encontrar un trabajo adecuado para uno, siempre podemos readaptarnos dentro de nuestro sector a algo más afín a nosotros, pero está claro que es mucho más difícil.

      De ahí lo importante de que principalmente a edades tempranas y en las primeras décadas de nuestra vida, en las etapas clave de nuestro desarrollo, cuando generalmente las personas elegimos nuestro futuro profesional, se haga una seria reflexión vocacional y de cualidades personales para poder elegir u optar por las vías profesionales que mejor se adapten a nosotros. Muchas veces a los 18 años no estamos preparados para elegir algo tan importante decisivo para nuestra vida y eso debería requerir de mayor orientación a muchos niveles diferentes de la que actualmente existe.

      Y aunque es algo que no desarrollo en el post también habría que tener en cuenta otro factor, más aún en esta época de crisis que vivimos (con menos trabajo disponible que personas dispuestas a hacerlo), y es el futuro profesional de la elección que hagamos, quizás pueda encantarnos la arqueología pero si no es factible vivir de ello posiblemente sea mejor orientarnos a otro campo que también nos guste pero con mejor perspectiva profesional.

      Un saludo

      Eliminar
  18. Hola Jesus,

    Tu artículo es magnífico. Ahora mismo estoy conduciendo una investigación sobre orientación vocacional, en la que trato de examinar la utilidad de la teoría de las inteligencias Múltiples para encontrar nuestro elemento. Si te interesa te dejo el link del portal Ikaia donde estoy comenzando a difundir los resultados:

    http://ikaia.wordpress.com/

    Los mejores deseos para el futuro,

    Un abrazo,

    David

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, me agrada ver la buena aceptación que ha tenido este tema.

    ResponderEliminar
  20. Qué pasa cuando queremos hacer algo y tenemos todo lo que se necesita, pero nos da miedo escénico? Esa es una señal de que no es nuestra vocación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No necesariamente, ese miedo puede surgir por diversos motivos, pero generalmente ese miedo nos aparece cuando nos vemos en la necesidad de dejar nuestra "zona de confort" conocida y segura por otra quizás más emocionante pero mucho más incierta. Esa incertidumbre nos retrae y con frecuencia nos provoca ese miedo.

      Las causas en este caso pueden ser diversas, falta de confianza personal a la hora de dar ese cambio, miedo a que el cambio de rumbo no salga bien, temor a que los cambios necesarios para realizar el cambio sean demasiado bruscos y a muchos niveles diferentes (profesionales, económicos, etc), todas esas cosas pueden ser causas de peso que desencadenen ese miedo escénico...

      Creo que es una reacción humana y normal, y muchas veces esos temores pueden ser perfectamente fundamentados y es necesario ponderarlos y tenerlos en cuenta. Cada persona y caso es un mundo, no hay consejos genéricos que sirvan a todos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu respuesta, de todos modos me es muy últi :)

      Eliminar
  21. Me ha encantado el artículo, es un buen referente para un planteamiento en cuánto a la búsqueda y el desarrollo de la propia vocación. En mi caso, como el de muchos compañeros que han escrito en el blog, también estoy atravesando esta crisis vocacional. De hecho no es la primera, aunque con anterioridad la había superado bastante bien, almenos así lo recuerdo, con mayor facilidad (conseguí vencer el miedo ante el cambio y lo hice) . Sin embargo ahora, justo empecé a plantearme otro cambio de rumbo, sin abandonar el trabajo, cosa que me llevó a iniciar nuevos estudios para poder algún día dedicarme a ellos. Sin embargo, el momento actual, economia personal, poco tiempo para desarrollar los estudios, y el hecho que tampoco me pongo a estudiar con tantas ganas como cuándo empecé, me hace plantear si realmente esa ha sido una buena elección. Me he puesto a estudiar Medicina China, hace 2 años lo inicié. El primer año lo dejé, para pasar unas oposiciones en mi trabajo que superé. Volví a retomar el mismo curso al año siguiente para volver a intentarlo, pero justo cuándo queda el último examen, ya fuera por el trabajo que me tenía muy agobiada, como por el hecho que no había estudiado mucho, volví a posponerlo. En estos momentos estoy en standby, decidiendo si iba por buen camino o no. Dicen que cuándo las cosas tienen que ser, aunque con esfuerzo se dan las situaciones. Así es que justo por eso me bloqueé. En realidad, lo que mantiene mi atención constantemente, es viajar. Pero claro, un trabajo en el que pueda planificar viajes, viajar o investigar sobre otras culturas, teniendo familia, lo veo complicado. En fin que tengo claro que necesito un coach para centrar algunos conceptos. Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, gracias a ti por valorar el artículo y expresarlo.

      Desde luego como bien se ve en tu caso, hacer la elección profesional correcta no es nada sencillo. Justo hace un momento leía que según un reciente estudio realizado por LinkedIn "sólo el 21% de la gente trabaja en algo “relacionado” con lo que siempre soñó".

      Pero está claro que hay que hacer todo lo posible por tratar de formar parte de esa estadística favorable. Y si fuese imposible nunca olvidar esas cosas que nos gustan de cara a nuestro tiempo libre.

      Te deseo mucha suerte si al final optas por pedir sugerencia a un coach, espero que tomes la mejor decisión posible para ti.

      Por cierto, aunque sea a modo de curiosidad te animo (si no lo has hecho ya) a hacer el test que enlazo al final del post

      Un saludo



      Eliminar
  22. Muchas gracias realmente me gusto mucho lo que escribiste en el bloc y sobre todo los links y recursos que pusiste son muy útiles y pude descubrir muchas cosas sobre realmente admiro tu trabajo y me servirá de guía para mi propio trabajo...

    ResponderEliminar
  23. Gracias, me has ayudado bastante. Sigue así.

    ResponderEliminar
  24. Miguel Herrera. Excelente artículo, de verdad que me sirve bastante para las emociones y situaciones que estoy experimentando, realizaré el test tan pronto tenga una chance, muchas gracias. Miguel Herrera

    ResponderEliminar
  25. Gracias hermano por dar estos consejos! de verdad

    ResponderEliminar
  26. Acabo de toparme con este artículo y me pareció excelente, muchas gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  27. Muchísimas gracias por el articulo !

    ResponderEliminar
  28. Felicidades! Es un tema elemental para la vida plena de jóvenes y adultos que muchos pasan inadvertido. Muchas personas se enfocan en cosas menos o nada esenciales tales como lujos materiales, entretenimiento, viajes, bodas, etc. en un intento por encontrar la felicidad, y dejan de lado esto que considero que es el tema más importante de nuestras vidas. Un saludo!

    ResponderEliminar
  29. NO SE QUE HACER CON MI VIDA SOY INFELIZ EN MI TRABAJO ... PERO ME SIENTO ATADO A LA RESPONSABILIDAD

    ResponderEliminar
  30. Gracias por compartir tan interesante tema. me gusto principalmente lo de: aunque no trabajemos en lo que es nuestra vocación pues darnos un tiempo para hacer lo que nos apasiona y todo será mas llevadero, para todo hay tiempo solo es cuestión de saber organizarse es mas que una bendición que esta sea tu pasión compartir el artículo pues estuvo interesante!!!! me ayudo a entender y definir mas los caracteres de lo que considero es mi vocación porque si me apasiono con lo que hago... nuevamente gracias y pues bendiciones y muchos éxitos!!!!

    ResponderEliminar
  31. Excelente artículo!! Estoy en un momento de mi vida en el cual tengo que decidir si sigo o no con mi carrera y la verdad es que después de ver el video y leer la nota me di cuenta de muchas cosas. Gracias!

    ResponderEliminar
  32. Hola, me llamo Ricardo.. tu articulo es de mucha ayuda.. pero estoy con mucha angustia, y me va a ser de mucha ayuda algún consejo tuyo.. me va a ser de mucha ayuda, por favor.. en mi caso, nunca supe en que soy bueno, o nunca pude desarrollarlo, ya que ademas de ser un hijo sobreprotegido, me dejaron confundido en este aspecto tan esencial de la vida, la vocación. Nunca me he preguntado así como ahora todo esto.. ya que tengo 19 anhos, elegí la carrera arquitectura, pero porque salio en mi test vocacional, pero si no fuera por ese test no hubiera sabido, ya que como te había mencionado no se en que soy bueno,nunca tuve ese pensamiento de querer ser algo algún día, ejemplo "algún día quiero ser medico" como en la mayoría de los casos ocurre.. Un dato, cuando era chico, jugaba con esos juguetes que son para armar ( ejemplo castillos)no se como se llaman, me gustaba bastante los rompecabezas, me gustaba correr mucho salir mucho a jugar, escondidas, etc.. siempre me gustaba hacer manualidades, como pintar, jugar con la tierra, plastilina,todo lo relacionado a lo manual.. últimamente me gusta bailar pero no como vocación, siempre me gusto el arte.. me gusta defender mis ideas, a los demás, que se defiendas los derechos de todos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, te agradezco la confianza pero quiero aclarar antes de nada no soy un profesional de la orientación vocacional. Todo lo que puedo controlar del tema es de forma autodidacta.

      En realidad no todo el mundo tiene tan claras sus preferencias, es muy normal lo que comentas, posiblemente mucho más de lo que crees. La verdad es que sobre tus preferencias veo que la architectura puede encajar perfectamente en tu forma de ser y gustos, dices que te gustaban de niño los juegos de construcción y las actividades artísticas. Se ve que te sientes cómodo con aspectos como la orientación espacial, la capacidad analítica, la destreza artística, etc. La arquitectura requiere poner en práctica todas esas aptitudes.

      Eso sí, te animo por si no lo has hecho ya a realizar el test que enlazo al final de post, es un test muy extenso y exhaustivo que al final te clasifica infinidad de profesiones y salidas laborales de acuerdo a tu supuesta afinidad en base a sus aptitudes (en qué eres bueno) y preferencias personales (qué es lo que más te gusta). Seguro que descubres cosas interesantes, te ayuda a tener una visión general más amplia, y quien sabe quizás descubres alguna actividad de interés que pueda interesarte.

      Mucha suerte

      Eliminar
    2. Muchas gracias por responder :D voy a hacer el test.

      Eliminar
  33. muy buen aporte mi estimado, no sabes cuanto me has ayudado, y la verdad q justo lo que estaba pensando hacer con mi vida, descubri este enlace q ha terminado por aclarar mis ideas......... ya les estaré contando en otra oportunidad, q fue de mi vida si logré o no logré estar en mi elemento. saludos y exitos para todos. (Y)

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias por tu magnífico artículo. Me ha ayudado mucho y me ha resultado muy interesante.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  35. Hola muy bueno, muchas gracias, sino es molestia deseo compartirlo en mi face para que ayude a muchas personas. Saludos :)

    ResponderEliminar
  36. Hola Jesus!!! Esto ha sido para mi LA RESPUESTA!!! Muchas gracias por tu tiempo. Estoy segura que para muchas mas personas tambien lo ha sido.

    Natalia (Rep. Dominicana)

    ResponderEliminar